Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Guasones

De taurinos y torinos

Cronista: Gentileza: Bruno Lazzaro | Fotos: Beto Landoni

14 de Agosto, 2005

De taurinos y torinos

Con su placa Toro rojo en la calle hace solo unos pocos días, Guasones llenó El Teatro y arremetió con fuerza motora sobre todos los presentes.

Guasones: entradas agotadas. Eso es lo que anunciaban los comunicados de prensa. Pero más de uno se debe haber llevado una sorpresa, cuando; después de atravesar un periplo de seguridad cuasi cómico ( que bordeaba el streptease), podía encontrarse con un lugar que ofrecía distintas comodidades para moverse de un lado hacía el otro sin caer en la trampa de las masas.

El tema radica en que El Teatro esta habilitado para algo más de 1800 personas, pero para recitales de rock esta capacidad, de aquí en adelante, se reducirá a la mitad, dejando que solo 912 personas ingresen al reducto de Álvarez Thomas y Lacroze. Este problema da para un análisis que quizá no es conveniente en este tipo de reseña. Por eso, vayamos al show.

Después de mucho tiempo sin tocar en la Capital Federal, Guasones volvió al mismo lugar que los había albergado hace más de un año, pero algo renovados. No solo desde lo musical, ni tampoco desde sus integrantes, ya que no tienen el guitarrista que tocaba en ese momento (José Tedesco). Sino desde un público al que casi podríamos catalogar de nuevo, obviamente salvando excepciones. Subidos al tren frenético de la promoción radial y televisiva, Guasones a capturado a muchas de esas personas (en su mayoría en plena adolescencia) que esperan cazar algún hit al aire para inmiscuirse en la famosa fábula de: “esta banda yo la conozco hace un montón, la fui a ver a Gerli” (donde nunca tocaron) y otras mentiras por las que creo que todos hemos pasado.

El show comenzó. Lo malo es que las luces no se percataron de esto y continuaron encendidas casi en la totalidad del show. Así que hubo que disfrutar de este espectáculo con una intensidad lumínica que desnudaba a la banda.

Los primeros temas en sonar fueron “Shaila show”, “Sueños son”, donde el cantante Facundo Soto se mostró enardecido tocando sus genitales ante frases como “Y a todos los cerdos de la nación, que se olvidaron de la nación”, y “Estrellas”, estos dos últimos pertenecientes a su tercera placa, “Como animales”.

“Somos los Guasones de la Plata”, fue la clásica presentación de su crooner, ante lo que la gente devolvió el famoso “pan y vino, pan y vino, el que no grita Guasones para que carajo vino”. “Reyes de la noche”, con una queja por sus “putas cuerdas vocales”y “Paranoia 26”, un tema de su última placa que en pocas días ya se adueño la gente, fueron los que prosiguieron.

Mas adelante pasarían “Es tarde” enganchado con el pegadizo “Down” y “Estupendo día” acoplado a un delicado “Heroína” (Sumo), para llegar a la encantadora “Flores negras”, que según Maxi (guitarra) y Esteban (bajo) es el tema que más les gusto de su último álbum.

Cuando Facundo presentó a “un amigo”, Toth arribó al escenario y cual joven principiante (algo que obviamente no es) participó en “Fiebre” y en “Cien años más”, donde también se sumó a los coros, ante la risa de sus ocasionales acompañantes.

Una “Desiree parte 2” un tiempo más acelerada y un “Toro rojo” uno más lento, Guasones siguió su show, en el que Ruta 36 sirvió a Damián Celedón (batería) para arremeter contra su bombo y platillos con una furia enrojecida. Continuaron “Eso estaba bien”, “Todavía” y “La flaca Pili y el negro Tomás”.

Al cabo de éstos llegó el otro productor (no Francella no), Pablo Guyot. Y con él, el rocanroll en su estado natural: “Caballo loco y “Lady Mary” dieron lugar para que el ex G.I.T enmarañe sus dedos en una telaraña musical.

La canción más esperada por la gente llegó casi para el final: “Hombre del sur”, y su himno del “vamos Guasones” tranquilizó a los que ya se veían venir el final sin su joya. Para concluir quedaron su reciente hit, “Dame” y el segundo corte del disco anterior “Amaneciendo”, con un Facundo despojado de su remera de Neil Young.

Originales como pocos, dentro de este ambiente tan trillado, Guasones supo imponerse a los defectos de la voz de su cantante (clave por su manera de cantar), y así lograr un show a favor de ellos y de los presentes.
TODAS LAS FOTOS