Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Massacre

Rock sobre tablas

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Jose Fuño

13 de Julio, 2011

Rock sobre tablas

Un after office a puro Surf y Skaterock: así profesaba la Fiesta Clandestina el pasado miércoles en Groove, con The Tormentos, Los Kahunas y el cierre de Massacre.Un after office a puro Surf y Skaterock: así profesaba la Fiesta Clandestina el pasado miércoles en Groove, con The Tormentos, Los Kahunas y el cierre de Massacre.

Para dar inicio a la noche, cerca de las 21, subieron The Tormentos, los cuatro de chomba roja y mucha actitud. Imágenes de surf se reproducieron durante todo el recital, para dejar siempre en claro a que estilo pertenecen. El grupo está formado por Coco Tornado Reinols en la batería; Culebra en guitarra; Mr. M en bajo; y Von Dach en guitarra.

Algo para destacar es, como siendo una banda sin una voz principal, situación  a la que el público promedio no esta acostumbrado, los Tormentos logran captar la atención de todos los presentes. Su estilo, a diferencia de sus colegas Los Kahunas, es más fuerte, un poco más aguerrido. Otra característica es la ubicación de la banda, alineada al borde del escenario, el baterista sobre la izquierda, le sigue el guitarrista, el bajista al medio y la segunda guitarra al extremo derecho.

La actitud de los muchachos es ruda. El pelado Mr. M funciona como frontman y arenga constantemente al público, aunque por momentos no se le entienda lo que está diciendo. El resto de la banda logra su brillo propio por la sola ejecución de sus instrumentos, el Tornado Reinols tiene un golpe preciso y rápido como pocos. En el repertorio no faltaron temas como “Locked In”, “Barracuda” y “Fuga a la medianoche”.

Luego, llegaron Los Kahunas. A diferencia de sus precesores, la ubicación sobre el escenario era distinta, al medio se encontraba el baterista, tomando la mayor presencia de la plataforma y a sus costados, el bajo y las dos guitarras. Para la primera impresión del público estaban todos de espaldas y tiesos cual estatuas.

Dentro de su estilo, Los Kahunas forman más climas y todo el tiempo teatralizan, se arrodillan juntos, posan, y el baterista demuestra su habilidad para tirar sus palillos al aire para luego atraparlos y seguir tocando. Desde “Daredevil”, pasando por “Mavericks” y cerrando con “Malagueña”,  Los Kahunas dieron un show sin fisuras, con mucho clima y una ejecución de primera.

Bienvenidos al rock del futuro

Tras la sobredosis de Surf Rock con The Tormentos y Los Kahunas, llegaron los Massacre. Los esperaba un escenario debidamente decorado como suelen hacerlo en cada presentación: juguetes de los ‘80 y mucho vintage. Pablo Mondello más conocido como “El Tordo” (Viola); Luciano Facio (Bajo), Federico ¨ Fico ¨ Piskorz (Viola), y Carlos Carnota (Batería) se acomodaron en sus respectivos puestos, y ya todo estaba en su lugar para darle el gran paso a la figura de la noche, Guillermo Cidade, el ultra carismático “Walas”, quien lucía sus características calzas verdes animal print, una camisa a cuadros y un sombrero de cowboy.  Tras la aparición del cantante, la multitud de jóvenes se apiñó contra las vallas ardiendo en gritos.

“¿Qué hacen acá un miércoles?” preguntó Walas atinadamente, teniendo en cuenta que siendo día de entresemana y sin que las clases hayan terminado aún, el boliche de Avenida Santa Fe explotaba. Luego de aclarar que todos somos estrellas porque venimos de la explosión de una estrella, Massacre abrió la música con “Angélica” del disco Aerial del año 1998 y  le siguieron “Llena de Fe” y “La respuesta es fácil”.

Entre tema y tema y como es costumbre, Walas se dedicó a hablar con el público y sacar tópicos de la actualidad como Zaira Nara, Riquelme y algunos otros que dejaron un poco desconcertados a los adolescentes, cuando el cantante preguntó: “Macri, ¿Realidad o ficción?” La audiencia que venía respondiendo atentamente quedó muda, Walas dio la espalda y siguió adelante con el recital.
 
Con la llegada de “Te leo al revés” se desató el primer pogo furioso de la noche, y a partir de ahí el recital siguió con un mosh continuo que no paró ni un segundo, los chicos volaban desde arriba del público a los brazos de los patovicas que estaban detrás del vallado atajando a cada uno como si fueran pelotas. Massacre tocó parte de los clásicos como “From Your Lips”, “A Jerry García”, “Nuevo día” y  “Plan B”, los temas más festejados y coreados de la velada. 

Tras una pseudo despedida, desaparecieron unos minutos y volvieron para los bises en los que tocaron, “Mi mami no lo hará”, “La octava maravilla” de su último disco El Mamut y cerraron con “Diferentes Maneras”. A Walas no le quedo tema de la actualidad en el tintero, además de Nara y Riquelme, habló de las nuevas visitas internacionales, dando su apoyo a Primal Scream próximo a presentarse en el Pepsi Music y la negativa a modo de gracia de la banda estadounidense Danzig; también habló de Bin Laden  y Sadam Hussein.

Actualmente los Massacre están terminando el último disco sucesor de El Mamut, que según todo lo indica esta saliendo el próximo 12 de agosto. Mientras tanto, junto a The Tormentos y Los Kahunas regalaron una noche a puro surf y skate rock.

TODAS LAS FOTOS