Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Heroicos Sobrevivientes

¡Es un sentimiento, no  se explica se lleva bien adentro!

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Gentileza: Leandro Baglietto

16 de Julio, 2011

¡Es un sentimiento, no  se explica se lleva bien adentro!

Heroicos Sobrevivientes festejó sus 25 años a puro rock. Antes del recital, pasaron el partido de Argentina y Uruguay por pantallas gigantes, mientras tocaban Indighos y La Boulevard.

La noche del sábado, ¿fútbol o rock and roll? Esa era la cuestión y en Colegiales se podía satisfacer cualquiera de las dos necesidades, para muchos básicas. Mientras en la provincia de Santa Fe Argentina jugaba con Uruguay por la semifinal de la Copa América, en Buenos Aires Heroicos Sobrevivientes festejaba sus 25 años de carrera. Para que nadie se perdiera ninguno de los dos eventos, había nueve pantallas gigantes para sufrir, y finalmente amargarse, con la Selección Argentina.

A las 19.15, junto con el primer tiempo, el telón rojo se abrió y salió a escena la primera banda telonera: La Boulevard. Los músicos que combinaban flequillos stone y tatuajes de Viejas Locas y La 25 con pataditas a lo Angus Young, mostraron su mejor rock barrial en ocho temas entre los que sonaron “Amarga soledad”, “Colmillo” y “Reina”.  “Esto es rock. Ustedes saben cómo es la movida, hay que pagar el derecho de piso.
Igualmente estamos disfrutando de esta oportunidad”, dijo Juampi, el cantante del grupo al compartir el protagonismo con los jugadores argentinos y uruguayos que pateaban la pelota por la pantalla. El público estaba bajo control: el partido iba empatado y el clima de rock y sábado por la noche había empezado bien.

Indighos fue la segunda banda, totalmente diferente a La Boulevard. Con introducciones largas, mezcladas con audios de monólogos chinos y llantos de bebés, y una clara influencia de Pink Floyd, mostraron algunos de sus temas como “La Cueva”, “Solo será” y finalizando con “Por el cielo”. Musicalmente, algo nuevo y agradable a los oídos, pero con poca fuerza escénica.

La gente ya había llenado El Teatro, casi por completo. El partido no era una excusa para faltar a semejante fiesta. Los globos rojos y negros, las remeras con el dibujo del gato loco fumando, y la cerveza mandaban en el lugar.

A quince minutos de las 22, entre cantitos alentando a la Selección, antes de que lleguen los penales, y caras de nerviosismo y puteadas por doquier, llegaron ellos: Heroicos Sobrevivientes cantando uno de los temas de su primer disco editado en 1993,  “Damas de mala reputación”. Después del tercer tema, “Brilla para mí“, el partido había terminado y Argentina había quedado fuera de la Copa América. Eso no fue ningún impedimento para que la fiesta siga con “Vive el rock and roll”.

La banda parece no haber cambiado en nada durante tantos tiempo, la esencia del rock se mantiene intacta, nada más que con un poco más de experiencia y reconocimiento, por parte de un público fiel y eufórico que va desde los 20 hasta los 50 años. Los histriónicos pasos del cantante Segundo Gassiebayle imitando a Jagger; la simpatía y demostración de afecto de Luciano "Lucky" Cándenas (guitarrista) y el eterno espíritu rockstar de Fernando Pita (en guitarra y voz), se mantienen intactos.

Los invitados no podían faltar a las Bodas de Plata de Heroicos. Para tocar “Amor de bajo fondo” llegó El Lobo, un gran amigo de la banda, además de dos chicas, Dulce, haciendo coros en “Reina del Underground”, y Natacha, a cargo de la armónica en “Bienvenidos al hotel”. Durante ese tema, que le da nombre al primer trabajo discográfico de la banda, también se subió a cantar Lucas, el hijo del percusionista Alein Yoberno.

“Un periodista me preguntó a quién hay que agradecer en estos 25 años. Yo le contesté: Primero a Dios, después a papá y a mamá y, obviamente, a la gente”, esas fueron las palabras de Pita, antes de tocar “Bendice Señor”. Su set como cantante siguió con “Salvaje sentimiento”, que se lo dedicó a un amigo que lo había acompañado en su carrera musical en el 2002 luego de la separación de la banda y que esa tarde falleció, “Sapo”.

El final del recital vino a todo trapo. De una falsa torta salió una chica para bailar entre la banda “Viciosa”, deleitando a todo el público masculino. Luego se subió otra más, esta vez del público, para bailar juntas y conquistar a los hombres allí presentes con su sensualidad. “Gato callejero”, “Jinete” y “Rodar mi alma”, fueron algunas canciones que no quedaron fuera de la lista de temas elegida, al igual que el cumpleaños feliz, para el festejo de los 25 años. Casi en el final dos guitarristas aparecieron para ponerle la frutillita del postre a esta fiesta: Nicolás Bereciartúa de Viticus, en “Resurrección” y Agustín Cerezo de Pier en “Lady Blues”.

El cierre fue con todos arriba del escenario tocando “El rey”, con el abrazo final y los agradecimientos a todos los que los acompañaron durante esta larga carrera que ya lleva 25 años.

TODAS LAS FOTOS