Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Symfonia

Una sinfonía al pasado

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Gentileza: Leandro Baglietto

11 de Agosto, 2011

Una sinfonía al pasado

El supergrupo liderado por Timo Tolkki se presentó por primera vez en la Argentina en Groove.

A veces, al igual que en el fútbol, amontonar estrellas no es sinónimo de éxito; si no, vayan y pregúntele al Real Madrid de España, cómo le fue con sus “Galácticos”. Algo parecido pasa en el power metal con Symfonia, una banda formada por músicos consagrados dentro del género como lo son: André Matos en voz, (ex Angra) Jari Kainulainen en bajo, Timo Tolkki en guitarra (ambos ex Stratovarius) Mikko Härkin en  teclados (Ex Sonata Arcaica) y Uli Kusch en batería (ex Helloween, Masterplan y Gamma Ray).

Tolkki fue el encargado de tomar las riendas de este nuevo proyecto… y se nota. A la hora de componer, después de su fracaso con Revolution Renaissance, el guitarrista quiso volver a revivir su pasado con Stratovarius y cayó en la trampa del autoplagio. Y así, la constelación no brilla tanto como se esperaba en su único disco, In Paradisum, editado este año. Además la gira traía una baja sensible ya que Uli Kusch se encuentra peleando contra los nervios de su mano izquierda, que no lo dejan tocar; por lo que en su reemplazo llegó el alemán Alex Landenburg.

Una larguísima intro de música clásica, que de expectativa pasó a generar impaciencia, ponía a la gente en la temperatura justa cuando Mikko con sus teclas recreó “Come by the Hills” haciendo delirar al público. Groove no estaba al tope de su capacidad por razones obvias. La agenda rockera 2011 es brutal para cualquier bolsillo y  los amantes del power metal, ya había recibido las visitas de Angra, Stratovarius y Helloween.

“Forevermore” sirvió de  muestra de lo que Tolkki es capaz de hacer con las seis cuerdas: un riff demoledor como base, mientras que Matos saca sus agudos versión 2011, algo alejados de su mejor  momento -imposible olvidar  su paso por Angra cantando “Carry on”-.

“Esta canción es de cuando todavía Timo era un cantante” decía el verborrágico Matos para presentar “4th Reich”, el primero de los cover de Stratro, ya que más adelante sonaría “Dreamspace”.

Mikko Härkin tomó el escenario regalando un solo donde quedó plasmada toda su técnica y velocidad, haciendo un recorrido por “Las cuatro estaciones” de Vivaldi. Timo se sumaría para hacer un duelo guitarra- teclado con unísonos y arreglos barrocos, que desembocaría en “Stratosphere”, tema instrumental de Stratovarius, que hizo prender fuegos a todos los presentes.

Con su carisma, Timo siguió tratando de despegarse de su pasado y completó el set list con canciones de Revolution Renaissance: “Last night on Earth” y “I did it my way” y un cover de Angra, “Lasting Child”, quizás una mala elección viendo las opciones que ofrecía la banda brasilera.

Los coros épicos de “In paradisum” -al mejor estilo Destiny-, la hermosa balada “Don’t let me go”, con la gente cantando a capella y devorándose el tema, y la poderosa “Fields of Avalon” conformaron los puntos más alto de la noche. Después del solo de batería de Alex Landenburg, Matos presentó a la banda, que jugueteaba con “Black Night” de Deep Purple, mientras la gente los ovacionaba uno a uno. El cierre fue con la nórdica y casi celta “Pilgrim Road”, con Timo imitando una gaita con su guitarra.

Symfonia pasó por Argentina dando un buen show, pero Timo Tolkki deberá rever hacia donde lleva la banda en el futuro, para alejarse de su pasado y  para poder hacer brillar a la banda. Porque potencial…sobra.

TODAS LAS FOTOS