Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Erasure

La fiesta de los nostálgicos

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Beto Landoni

16 de Agosto, 2011

La fiesta de los nostálgicos

Erasure volvió a la Argentina después de 14 años, realizó dos fechas a tope en el Luna Park y adelantó un tema de su próximo disco Tomorrow’s World.

Con un Luna Park todavía a media asta, los electro argentinos LeMicrokosmos calentaron al público que desde las 20 esperaba a la icónica banda ochentona Erasure. Una hora más tarde, ya había un mundo de gente, increíble que pudieran hacer dos shows casi colmados después de 14 años de no tocar en Argentina. Globos de colores, algunas brillantinas, muchas chicas treintañeras fanáticas y hombres, algunos más pudorosos que otros, dispuestos a enloquecer con el dúo inglés, esperaban híper ansiosos la llegada de ellos. Entre el público, muchos confesaron haber asistido a las dos fechas, el lunes y martes.

Ante una multitud clamando por Erasure, el cantante Andy Bell subió al escenario junto al legendario tecladista y programador Vince Clarke y las dos coristas. El principio fue empalagoso, un exceso de luces rosadas y violetas iluminaron el cartel sobre el escenario con el nombre de la banda, también en tonos rosas. Andy de pantalón negro, un saco a lentejuelas rojo y una remera rasgada de la banda DEVO; y Vince sobrio como su postura en un traje rojo. El ingreso del dúo fue un tsunami de cámaras de fotos y celulares, que reinaban casi en la misma cantidad de concurrentes. Como una ametralladora para calmar a las fieras, empezaron con “Hideaway”, “Breathe of life”, “Fingers & thumbs” y la que sacó los primeros lagrimones y abrazos de la noche, la pseudo balada “Always”.

Los gritos, aplausos y llamados en su mayoría eran para Andy Bell, quien durante todo el show se comunicó con el público en un castellano trabado pero sumamente valorable: bailó, tiró su pasito “mariposa” y no escatimó en caras paras los fans. También se lució la potencia de su voz, que a pesar de sus 46 años sigue intacta.
 
A Vince Clarke se lo vio impávido detrás de su MAC, con una concentración y seriedad que parece sacado de otra galaxia; esto hace que quizás muchos olviden que es una de  las figuras principales de este pop sintético de los ‘80 que tanto marcó a los presentes. Clark fue miembro de Depeche Mode, formó Yazoo y luego Erasure, pero le falta el carisma de su compañero. El rubio Bell resulta imponente sobre la escenario, sabe manejar ese cuerpo grandote con la soltura de una gacela y por momentos mira fijo al público con los ojos transparentes y pareciera que estuviera dando un discurso dictatorial.

Para tocar “When I need you”, Vince se colgó una electroacústica y Bell y las dos coristas se sentaron alrededor de él, para protagonizar el momento más calmo de todo el recital, donde se dejó ver ese vínculo que comparten los dos ingleses que los unió por tantos años.

No fallaron en cubrir sus 25 años de pop, tocaron todos sus hits, e incluyeron “Save me”, el corte de lo que será Tomorrow’s World, su próximo disco que saldrá en octubre. Para el final dejaron a todos bien arriba y tocaron “Oh L’Amour”, “A little respect” y “Stop”. Esto extasió de alegría a los fans, quienes por momentos parecían estar en una fiesta donde cualquier banda tocaba de fondo, todos bailaban entre sí, se abrazaban y se sacaban fotos al son de esas canciones que para la mayoría representan aquellos primeros pasos bolicheros allá por los ‘80.

Sin más, y con una sonrisa de oreja a oreja, los Erasure agradecieron y se despidieron de la Argentina.

TODAS LAS FOTOS