Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Guasones

Como lobos con un Luna lleno

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Jose Fuño

19 de Agosto, 2011

Como lobos con un Luna lleno

El viernes pasado en el Luna Park, Guasones presentó Parque de depresiones, su último disco, ante más de 6000 personas que le dieron el okey al nuevo trabajo de los platenses en cada canción y revivieron viejos temas de la banda, en donde la fiesta estalló.

Ola polar, luna llena y rock. Sin dudas, fue una de las noches más frías del año. Cerca del río se sintió mucho más, pero eso no fue un impedimento para que miles de fans desde la tarde merodeen por las calles de Puerto Madero esperando a que se abran las puertas del Luna Park. ¿Cuál era la razón? Guasones y su Parque de depresiones.

Los primeros acordes de “Fui Silbando” a las 21.20 fueron los encargados de abrir el show, seguidos por “Ya estoy subiendo”, uno de los temas más rocanroleros de los nuevos de la banda. “Estupendo día” sonó muy parecida a la versión que hicieron en El rock de mi vida, álbum editado en vivo en el 2006, pero sin la cita del “Estoy borracho, ¡sí! Yo soy un buen muchacho, ¡no!”, que Facundo Soto decía al final. Un pequeño detalle que afirma que la época de descontrol y rocanrol, ya no es lo único que sobresale en esta banda. Soto tomó agua toda la noche, y se lo veía disfrutando cada momento del recital. Miraba a su público, se acercaba a él y lo hacía participar. “Me estás tratando mal”, sobre el final se llevó el canto a capela de todos, pero después llegó “Heaven or Hell” para dejar a todos sin respiro luego de un pogo muy eufórico.

Donde hay dolor habrá canciones, así lo decía el Indio Solari en “Bebamos de las copas lindas”, probablemente una premisa para Soto en este último trabajo discográfico, en el que la mayoría de los temas hablan de desamor, arrepentimientos y tristezas como en “No soy yo”, “Perdón”,  “Camellos” y “La mansión del terror”, las que también sonaron esa noche con una gran aceptación por parte de la gente.

Manu Quieto, el cantante de La Mancha de Rolando, y amigo de los Guasones, apareció en medio de la noche para cantar “Down”, con un final a dúo con Soto.  En ese set de Toro Rojo también sonaron “100 años más” y “Una noche más”.

Los tres rockanroles al hilo fueron “Como un Lobo”, “Farmacia” (dos temas de Esclavo) y “El forastero”, cover del tema legendario de Riff. Para “Hay momentos” invitaron a Gonzalo y Ernestina dos violinistas duplicaron la emotividad del tema, y le pasaron el trapo al que tocaron en el Luna Park anterior el 23 de mayo del 2009.

El final se acercaba y aunque el protagonista de la noche haya sido Parque de depresiones nadie se quería ir sin escuchar los temas de los primeros discos, los clásicos que hacen que cada recital sea una fiesta. De esta manera llegaron “Son todas ratas” y “Días”, un poco más poperas que en su versión original, “Desire I y II”, “Caballo loco” y “Baila, Baila”. Las banderas flameaban en el campo, en la platea y la cabecera todos estaban de pie cantando.

“Imagínense cómo nos sentimos nosotros con tanta gente en el Luna Park, les agradecemos de corazón”, dijo Facundo Soto antes de cantar los últimos temas de una noche en la que no fue todo rocanrol.

El público, al grito de “Staky rocanrol”, refiriéndose el baterista de la banda Damián Calderón,  comenzó “Reyes de la noche” el tema que les dio el pasaje de ida al mundo de la fama. Con su líder ahora con un gorro negro y sin remera, sonaron los temas que dan aviso al fin, “Gracias” y “Dame”

Parque de Depresiones, es la montaña rusa que lleva por la desolación, las baladas rockeras, y los riffs típicos de la banda. A diferencia del Luna Park anterior, se pudo ver a unos Guasones más crecidos y evolucionados, no tan descontrolados y con una fuerza escénica que los mantiene vivos en el mundo del rock nacional.

TODAS LAS FOTOS