Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Zona Rock

Nada que nos pueda detener

Cronista: Gentileza: Pablo Rios | Fotos: Gentileza: Leandro Baglietto

27 de Agosto, 2011

Nada que nos pueda detener

El Bondi estacionó una vez más en los alrededores del Microestadio Malvinas Argentinas. El Zona Rock fue la atracción musical del fin de semana, y el sábado fue el turno de Los Heladeros del Tiempo, Contravos, Onda Vaga y Nonpalidece.

Los músicos de Los Heladeros del Tiempo llegaron al escenario con un particular gorro de lana rojo que usaron todo el show. Se presentaron con simpatía y empezaron a desplegar sus canciones, “Mar de abril”, “Copia pirata” y “Altura crucero”, temas que integran su primer disco, Espuma libertad. Antes de despedirse tras más de media hora de show, homenajearon a Miguel Abuelo con “Mariposa de madera”.

A las 19:15, la banda revelación del 2010 en el estilo reggae, Contravos, fue la encargada de empezar a prender el fuego en nosotros. Una introducción instrumental para “Cotidiano” que fue enganchado con “Buscándote” le dieron el pie a la voz de Gaby Jurado “estoy contenta de estar acá y representar a las mujeres en este escenario, vamos a hacer una canción de una mujer”, antes de hacer “Strengthen your mind” de  Dezarie, donde se lució la corista Kika. El reggae roots sonaba y el público bailaba al compás de “Mismo sentir”. La guitarra acústica rasgaba los acordes de “Buscando la paz”, y antes de bajarse del escenario la banda  tocó “Palabras”, mientras las pantallas proyectaban el video clip recientemente filmado.

Luego llegó el turno de Onda Vaga, quienes sentados en sillas y tranquilos mostraron su repertorio. “Marineros” y “I am vago preliminar”, seguida de “Ya!”, marcaron el comienzo del set. Los acordes hiteros y los vientos le dieron el toque de distinción a “Te quiero” e “Ir al baile”. “La pipa de la paz” fue el tema con el que la banda entabló el intercambio con el publico. Para el final dejaron “Como que no”, la popular “Mambeado” y completaron con “El experimento” un set prolijo, sin sobresaltos, y con muchas chicas bonitas cantando desde abajo del escenario.

La fresca noche de Buenos Aires volvía a presentar a Nonpalidece frente a una  multitud. La banda de Tigre entró a escena y sin mediar palabra arremetieron con "Buenos tiempos". El público cantaba y Néstor Ramljak, el líder natural, estaba feliz. “Cierran”, “Resplandor” y “Tres balas” imponían un tempo parecido, y las versiones sorprendían al público.
 
De las canciones inusuales en los set de Nonpa ya había sonado “Resplandor”, la otra sería “Mr. Music”, que contó con una intro a capella donde Néstor lució su voz. La fiesta consciente proponía canciones como “Revolución” y “Abre tus ojos”, imitando la versión que habían tocado con La Mississippi en los shows brindados el último mes tanto en La Trastienda como en Groove.

El reggae se bailaba en las plateas, en las populares y sobre todo en el campo, “Tu sueño”, una versión un tanto más rápida de “Dame luz” seguida de la clara “Nuestras ideas" imponían que la banda de Tigre no sólo puede lucirse con su ritmo prolijo y fuerte, sino también por sus letras que representan igualdad y justicia; denuncia y amor. 

Nonpa agradeció al público que se había acercado y a las bandas con las que habían compartido escenario. Después “Tu presencia” hizo lo suyo y la fiesta y el delirio eran plenos. Los clásicos eran inminentes: “Para donde corres”, “Reggae en el universo”, “En el río” y “Love song” marcaron el camino del buen reggae, camino que se armaría y se volvería inmortal con “En el aire”, cantada sólo por el público, ya que el líder se guardó el micrófono en el pantalón y acompaño con su voz, como si fuera uno más del público. ¿Será que la banda considera que “En el aire” ya no es de ellos sino de su público?

Los sintetizadotes, los teclados y un eco en la voz le dieron la distinción del show a “Dangerman”. Después de “Tu recompensa” siguiendo con temas de su ultima placa llegaron “El fuego en nosotros” y "El ciclo de la vida”, con la particularidad que en el fragmento: “gente haciendo lo correcto” Néstor señaló la remera amarilla con la cara de la Presidenta que tenía puesta Bruno, hoy el único guitarrista de la banda.

No le quedaban muchas flores al show y la banda era ovacionada, los buenos momentos habían abundado, la música en vivo y en directo hacía vibrar a los presentes, pero quedaba más. “Flores para tu partida” imponía la suavidad, hasta que aparecieron los acordes de “Mi fortaleza” para levantar al público y para rematarlo como siempre con “La flor” (según dijo Néstor en algún show, “si no la tocamos es mufa”), también cantada sólo por el público y acompañada instrumentalmente por la banda.

Claro está que el reggae crece desmedidamente show a show. Hace años era impensado que una banda nacional pueda convocar nueve mil personas en sólo una jornada. Hoy lo puede hacer sonando bien prolija y con un claro mensaje, creyendo en sus propias ideas y compartiéndolas con el siempre fiel público que tiene Nonpalidece. Las demás bandas mostraron su arte y se mostraron en una jornada donde la música y la buena onda fueron las protagonistas.

TODAS LAS FOTOS