Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Fito Paez

En esta puta ciudad

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Jose Fuño

12 de Octubre, 2011

En esta puta ciudad

Fito Páez se reencontró con Buenos Aires en la calle Corrientes ante un teatro Gran Rex repleto que disfrutó del piano, de un repertorio lleno de clásicos y de muchos amigos que dijeron presente en las dos noches que el rosarino eligió para regresar al plano porteño, luego de encontrarse de gira por Europa y Latinoamérica.

En el Día de la Diversidad Cultural antaño mal llamado Día de la Raza, el 12 de octubre, Fito cerró el par de conciertos que agotó fácilmente en el teatro Gran Rex, a pesar de la lluvia que molestó durante los últimos días en la capital. Minutos después de las nueve, el telón de la imponente sala se abrió y dejó al músico rosarino a merced del público, sentado al piano de madera negra al tono con el traje y la corbata, preparado para dar comienzo a la segunda noche y con la expectativa atrevida de superar el desempeño que había tenido el día anterior, cuando lo había visitado nada menos que Charly García.

Lo que va de este 2011 y el año anterior han tenido a Fito Páez en el primer plano de la escena cultural y social argentina. Ignorando, por la deformación del asunto, la opinión del músico sobre los electores que revalidaron la gestión de Macri en la capital por cuatro años más, éxtasis para los carniceros periodísticos que la utilizan para sus operaciones, Fito llevó adelante el cierre de la fiesta del Bicentenario en mayo de 2010, que convocó a más de un millón y medio de personas en la Avenida 9 de Julio; y además editó Confiá, disco con el que superó las dos decenas de placas grabadas en estudio en toda su carrera. Luego de la gira de presentación del álbum, finalizada en mayo último en GEBA, Páez viajó por Europa y estuvo en Brasil, para aterrizar finalmente en este octubre argentino con el show “Fito al piano”

El sumario de canciones estuvo marcado por sus grandes himnos y algunas del último disco. Lo que despiertan en el público temas como “Y dale alegría a mi corazón”, que fue el primero de la lista, o “El amor después del amor”, “La rueda mágica”, “Fue amor”, “Tumbas de gloria”, “Al lado del camino”, “Mariposa Technicolor” y “Dar es dar”, parece ser la misma esencia que los hace brillar desde que los escribió en algún lugar y momento dentro de tres décadas de rock & roll. El rosarino no necesitó en la noche de Buenos Aires más que su voz visceral y las teclas del piano para cautivar a una sala que lo ovacionó tema a tema. Uno de los pasajes más emocionantes del show fue cuando cantó “Yo vengo a ofrecer mi corazón” con la sala ciega, a oscuras, y a capella, sin micrófono.

Un Fito auténtico que quiso compartir sus dos días de magia en la calle Corrientes con los suyos y por ello, estuvieron los Onda Vaga que hicieron “Sasha, Sisi y el circulo de baba” y el tema propio “Mambeado” que reza “Cantale a tus amigos con el corazón”. La presencia estelar de Charly García en la noche del martes obligaba a una calidad premium de invitados para el día de cierre. Y estuvieron a la altura, sin dudas. Pasaron por el escenario Teresa Parodi, que interpretó en guitarra “Esa musiquita”, el  multiinstrumentista Hugo Fattoruso con quien cantó “Giros”, Leo Sujatovich, junto al que hicieron el tema de Víctor Jara “Te recuerdo Amanda, y Liliana Herrero que hizo “Zamba para una viuda”. Subió también su querida Fabiana Cantilo, su viejo amor, para cantar “Cable a tierra” y, sobre el final, también se sumó la banda que acompaña a Fito en plan grupal, conformada por Coki Debernardi, Gastón Baremberg, Eloy Quintana y Gabriel Carámbula, para despedirse a todo trapo, con el público de pie y revoleando lo que tenía más a mano, con “Ciudad de pobres corazones” y “A rodar la vida”.

Fito Páez cerró dos noches memorables en el Gran Rex junto a sus amigos. El artista del bicentenario repasó su carrera en dos horas y media ante un público fiel y generoso. “Si esto no es Buenos Aires, Buenos Aires ¿dónde está?, se despidió el rosarino.

TODAS LAS FOTOS