Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Dread Mar I

Reggae ATP

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Anabella Reggiani

15 de Octubre, 2011

Reggae ATP

El rasta lover más conocido de la Argentina cerró el año en el estadio de All Boys. Su disco Viví en do lo llevó a recorrer lo ancho y lo largo del país y el exterior y su hit “Tú sin mí”, le puso la piel de gallina a más de una adolescente desde que se consagró como tema del verano. Como broche de oro de la estrepitosa fama, buscó llenar un estadio y con 12 mil almas puede estas más que satisfecho.

Tras haber postergado el show porque el cantante jamaiquino Luciano no podía asistir en la fecha en septiembre, Dread Mar I prefirió esperar hasta octubre para subirse a compartir unos temas con quien lo ha inspirado a lo largo de su carrera. A las 21hs, la audiencia estaba tranquila, apacible en el campo, a la espera del hombre de “Tú sin mí”. Al rato, caen las luces y aparece el señor Mariano Castro, más conocido como Dread Mar I.

Un semicírculo de luces y dos pantallas a los costados del escenario hacen a la escena, y toda esta parafernalia, a lo largo del recital parece quedarle un poco grande al cantante. Vestido entero de blanco y con un gorrito cubriendo sus rastas, Mariano salta de un costado al otro. Arranca con “Santiago” y le sigue “Principio y fin”. Los primeros temas suenan tranquilos, la voz se destaca y todo lo demás esta muy de fondo. Como agradecido, al cielo, a Jah, abre los brazos de par en par y mira hacia arriba; con “Sálvame” despertó la primera coreo, él con los brazos arriba, y los fans reggae roots alzaban los brazos.

 En las casi tres horas que duró el recital, el artista se dio el gusto de tocar todo lo que quiso: en 52 temas “resumió” su discografía, lo que resultó un poco tedioso. Su hit “Tú sin mí” que lo llevó a la fama parece casi una casualidad al lado de todas sus canciones, porque no es un artista hitero, tiene temas para cantar y un poco pegadizos, pero fue difícil mantener activo el show cargándoselo solo al hombro. Más que agradecido, Dread insiste con el “gracias”, y el “no lo podemos creer”. Y sí, unos años atrás Castro no podía imaginarse que en breve estaría animándose a los estadios.

Mariano tiene una mirada tierna y comprensiva, las letras le sientan bien, el brillo en los ojos lo hacen un poco hipnótico y su voz se destaca: no flaquea en las tres horas de show y ahí muestra su fortaleza. En cuanto a la banda que lo acompaña mucho no se puede decir, porque las canciones son simples y no dan lugar para los vientos, guitarras o baterías. Las bases son todas muy similares y siempre dejan la voz en primer lugar.
 
Con dos horas de concierto, sube el jamaiquino Luciano para compartir unos temas en el escenario con Dread y con temas como “Guide Light” y “No convencerán” despertaron nuevamente al que para esa altura ya se encontraba dormitando.

Con “De lejos” y “Tú sin mí”, Dread Mar I se despidió de su público, que se mantuvo al pie del cañón todo lo que duró el show. De a poco, All Boys va quedando vacío.

TODAS LAS FOTOS