Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Los Gardelitos

De regreso a Núñez

Cronista: Gentileza: Francisco Andres Anselmi | Fotos: Beto Landoni

15 de Octubre, 2011

De regreso a Núñez

Los Gardelitos presentaron su nuevo DVD Cine Teatro Los Gardelitos en el reinaugurado Estadio Obras Sanitarias el pasado sábado 15 de octubre ante más de dos mil personas.

El recital había comenzado veinte minutos atrás. Está sonando la combativa “Los Dueños del Poder”. Un pibe recién llega a la entrada de Obras; mira con desconcierto, pero con la seguridad de que todavía queda show por saltar. Mide aproximadamente 1,70, tiene una barba incipiente de algunos días y el pelo largo. Abre su mochila, y saca una camiseta vieja de Atlanta. Hace el cambio por su remera negra y observa detenidamente las banderas de Burzaco, Avellaneda y una de Jujuy que está postrada sobre la platea que enfrenta al escenario. Se ve preparado para la acción y corre hacia el pogo. Los Gardelitos están tocando para su gente: los pobres, los marginados y los otros.

A siete años de la muerte de Korneta Suárez, el alma mater y fundacional de la banda, Los Gardelitos tocaron por cuarta vez en el estadio de Obras Sanitarias con la presentación de su último DVD Cine Teatro Los Gardelitos -grabado a fines del año pasado en el Teatro de Flores-, como leitmotiv circunstancial. En esta novedad audiovisual, queda afianzada para la posteridad la formación que Eli Suárez, voz y guitarra, –hijo del fallecido Korneta- adoptó meses después de la edición de la última placa, Oxígeno, y la partida de Martín y Horacio Ale.

Durante los veinte minutos iniciales, sin mediar palabra alguna, la banda –trajeada al look gardeliano- arremete con “Mezclas raras” –la primera incursión de Eli como compositor-, “Libertad condicionada”, “No puedo parar mi moto”, “Los Querandíes”. Esto dio la pauta para lo que fue el resto del show: estaría segmentado en siete secciones, después de las cuales el cuarteto se tomaría un breve descanso; sin contar un desperfecto técnico que los llevó a estar debajo de las tablas por más de media hora.

A pesar de que Eli no haya podido demostrar aún su capacidad compositiva en relación al inmenso legado artístico que dejó Korneta, él bien puede dejar en claro que como instrumentista aprueba la materia, y con creces. Al momento en que tiene que interpretar introducciones o solos prefijados como los de “Cobarde para Amar”, se destaca; sin embargo, cuando se desconcentra y solea sin pensar, pareciera que lo hace sólo por una pose de rockstar. Sus compañeros -Fede Cavaratti en guitarra acústica, Diego Rodríguez en bajo y Paulo Bellagamba tras los parches- apoyan bien cada secuencia y no dejan un hueco sin llenar.

“Agradecemos a toda la gente de los barrios que se acercaron hasta acá”, enuncia Suárez y la gente de los barrios aplaude; también se escuchan como varios personajes golpean las puertas metálica que separa el vestíbulo de la cancha. En medio de “¿Todavía quieren más?” se apaga la mitad del sonido. Viene bien para que varias pupilas respiren, tomen envión y vuelvan a rodar. El aire ya está fustigado entre el tabaco y la marihuana, algunos chicos que no superan los cinco años juegan al fútbol con sus padres con un vaso acartonado de bebida cola; mientras que un grupo de románticos intenta hacer su movida frente a unas rollingas excedidas de peso. 

Enfrentando la recta final, “Tu juventud es divina/tus mujeres son hermosas/morenas, contagiosas que/todo lo hacen por amor”, canta Suárez para enaltecer a los pueblos de “América del Sur” en la canción homónima.  Al promedio de las dos horas, la banda abandona nuevamente el escenario y los mismos desprevenidos de siempre empiezan a desalojar el estadio; algunos vuelven cuando escuchan los acordes de “Crimen en el amanecer”: todavía nada está terminado. Suenan las quintas y Suárez parece despotricar esta vez contra los tiempos que le toca vivir: es “Calles Calientes”, y suena raro que no termine con “Gardeliando” o algún otro hit con los que cuentan.

Eli Suárez es todo lo que queda de lo que alguna vez fueron Los Gardelitos. El legado de Korneta y sus canciones son la única semejanza con la banda que alguna vez fue la representante de las clases marginales. Luego de esta presentación, queda afianzada oficialmente la formación de cuarteto en la que el grupo viró después de la salida de Martín y Horacio Ale. Sólo resta esperar nuevas composiciones de Eli para definir cuál será el futuro de Los Gardelitos.

TODAS LAS FOTOS