Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Broken Social Scene

Canadá está arriba de Estados Unidos

Cronista: Gentileza: Sebastián Barrera | Fotos: Gentileza prensa

01 de Noviembre, 2011

Canadá está arriba de Estados Unidos

Una de las mejores bandas canadienses pasó por la Trastienda para ofrecer un montón de melodías que no fallan nunca.

Sabiendo que después tocan en el Personal Fest muchos optaron por arreglarse con la horita y minutos que le dieron en la grilla del primer día. Claramente un error que seguramente entenderán luego de sentir la necesidad de más canciones y escuchar de fondo cómo los de Goldfrapp arrancan su set en el festival del viernes.

Al igual que Suecia (ojo con Suecia), Canadá volvió a despertar el interés mucho tiempo después de Neil Young o Alanis Morissette. Bandas como Arcade Fire, The New Pornographers, Wolf Parade, Stars y Sloan son solo algunas de las tantas que salieron del país gigante y frío del norte.

Los Broken Social Scene (ahora BSS) no paran ni un minuto entre tanto proyecto e idas y vueltas de sus integrantes. Salvo por Brenan Canning y Kevin Drew, el resto fue y casi seguro volvió en algún momento. Algunos hasta la pegaron con sus discos solistas, como Feist o Emily Haines (de Metric) que nacieron en este gran criadero de músicos.

El show se concentró en los últimos tres de los cincos discos que sacaron desde el 2001, cuando lanzaron el instrumental Feel Good Lost. Recién en You Forgot it People (lo mejor de ellos y uno de los mejores discos de la década) Kevin Drew se animó a pasar al frente y ponerle voz a una banda que se llenó de invitados y mujeres como Emily Haines, que apareció para que el público la mate a aplausos y genere el mejor momento de la noche, con Anthems for a Seventeen-year-old girl y Almost Crimes.

BSS es una banda pop que retuerce las canciones y te hace creer que estás escuchando cientos de géneros cuando en realidad no te podés sacar la melodía de la cabeza. Superconnected a Shampoo Suicide a KC Accidental a una base disco para el tema Hotel, dedicado a Maradona dada sus claras connotaciones a la noche y las drogas.

El cierre con pogo incluido fue con Meet me in the basement, con vientos, cuatro guitarras y un montón de voces que envolvieron la Trastienda. El público no podía pedir más y se despidió asegurando que vieron uno de los mejores shows del año,  con ocho tipos y dos chicas que llenaron de melodías una noche de martes.

Fotos: Victoria Lagos

TODAS LAS FOTOS