Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Personal Fest

Soy América Latina

Cronista: Gentileza: Pablo Rios | Fotos: Gentileza: Leandro Baglietto

05 de Noviembre, 2011

Soy América Latina

Se cerró la séptima edición del Personal Fest, con Calle 13 y Sonic Youth como protagonistas, y un público que desde debajo de escenario propuso la fiesta a su manera.

Desde el escenario dos, y con la propuesta del reggae como estandarte principal, SOJA llegaba al país por segunda vez en el año y como si ya entablaran un amor incondicional con el publico argentino, los norteamericanos se llevaron el clásico “Ole ole, ole, ole, SOJA, SOJA”. Desde la humildad de la banda, se destacaron dentro del set “Rest of my life”, y una buena versión de “True love”. Además y durante los casi cuarenta minutos de show, la banda homenajeó con una excelente versión de “I‘m Hurting Inside”, al rey Bob Marley, poco coreada por los regueros presentes. Antes de retirarse, Jacob Hemphill, líder de la banda agradeció el apoyo del público, el acercamiento y convocatoria que tuvieron, porque que no son una banda que suena en las radios comerciales y se les hace muy difícil llegar al público de esta manera.

Apenas SOJA se bajó del escenario comenzaron las corridas de entre los campos (en el medio estaban los vips) para no perderse ni un segundo de The Kills. El dúo desplegó todo su glamour sobre el escenario, y el pelo rosa de Alison Mosshart se complementaba con la gorra policial de su compañero Jamie Hince. Desde su debut del 2003, Keep on Your Mean Side, brilló la clásica "Kissy Kissy". 

Mientras Alison punteaba la guitarra y jugaba con el micrófono, el público deliraba a la par de la artista. El set iba pasando y los músicos agradecían al terminar cada canción, como en “Cheap and Cheerful”, y “No wow”. Mientras el sol caía, la gente volvió a celebrar “Last Day of Magic”, antes de que el dúo se bajara del escenario. 

La llegada por primera vez a la Argentina del hijo menor de Bob Marley era algo que se esperaba desde hacía años. Damian JR Gong Marley repasó temas propios y algunos clásicos de su padre. Entre los suyos se lució “Confrontation”, tema con el que abrió el juego, jugando con los acordes de los clásicos de su padre donde el publico estallaba al escuchar por ejemplo el inicio de “Sun is shining”, que se perdían entre los efectos de las consolas.

Una vieja costumbre de la música de la isla es tener un presentador, que en este caso tenía la remera de la selección con la 10 de Messi. La música sonaba novedosa, el público escuchaba atento, bailaba y saltaba al compás del showman Marley. “Mission”, “Justice” y “Love and unity” fueron las que antecedieron al comienzo del delirio: “Get up, stand up” e “Is this love” fueron respetadas en su versión original, pero con el sonido digitalizado (sin efectos como todas las demás canciones). “Road to Zion” y “Jamrock” son las canciones mas conocidas en la carrera del Damian y eso se notó entre el público, pero para terminar eligió otra de Bob, “Could you be loved”.

Rompiendo la seguidilla que proponía el festival, donde apenas terminaba un show empezaba el otro, INXS se hacía esperar. Desde el corazón de los ´90, la banda proponía una introducción psicodélica y unas luces que invitaban a engañar al ojo mientras en el ambiente sonaba “Devil Inside”. Los australianos repasaron clásicos de todos sus discos, entre los que se destacaron "Never Tear Us Apart" y "Need You Tonight", donde la voz de Ciaran Gribbin se diferenciaba del fundador y líder natural del grupo, el fallecido Michael Hutchence. El constante agradecimiento del nuevo cantante hizo que el público se rindiera a sus pies, y muchas personas a las que los años les pasaron por encima cantaban con el alma estos temas. 

En su último disco Inxs incluyó “Tiny Summer"”, tema que Gribbin escribió con el tecladista Andrew Farriss, y en el cual se dio el lujo de poder cantarlo en el pasillo que dividía los campos, donde el público no paró de mirarlo y de dispararle fotos. Antes de irse, los australianos nos dejaron bailando los clásicos "By my side", "Original Sin" y el por siempre hit “New Sensation” y Gribbin también se puso la celeste y blanca, también con la 10, pero esta vez la versión del ´86. 

Desde Puerto Rico llegaba Calle13 y con bombos y platillos René, el líder de la agrupación boricua, hizo su entrada a todo ritmo, mientras un video de cómo armar una bomba con una cuenta regresiva animaba los segundos previos. Después de un largo rato el idioma español volvía a tomar el control del sonido ambiente. “No tengo mucha plata pero tengo cobre“, decía la letra de “Baile de los pobres”, enganchado a puro bombo y repique con la letra de “Nadie como tú”.

Después de “Ven y critícame”, los puertorriqueños daban una lección de vida, repudiaban al sistema y enamoraban a las mujeres con “Un beso de desayuno”. La banda explicaba la situación del color de la bandera, donde el celeste representa al 5% de los que quieren un Puerto Rico libre y el azul es de la otra población, que quiere seguir siendo colonia yankee. Entre esas palabras, dedicaron a Facundo Cabral “La bala”, seguida de “Pa´l norte” y una versión en ska de la vieja “Suave”.

En alguna de las canciones más combativas, Calle 13 dice que se inserta en el sistema y explota desde adentro: se insertó con “Los aburridos”  y explotó desde adentro con “La perla”, el tema de su barrio, un barrio tomado hace muchos años y en el que el gobierno quiere construir un camino turístico y dejar sin vivienda a miles de personas.

Para el final dejaron “Vamo’ a portarnos mal”, “Latinoamérica” con Pedro Aznar como invitado, “Calma pueblo” y “Fiesta de locos”, demostrando que se puede ser informal y profesional a la vez. Al terminar los boricuas y con un viento considerable, el publico empezó a retirarse y sólo unos pocos se quedaron a ver el cierre del festival a cargo de Sonic Youth.

Una de las bandas pioneras dentro del rock alternativo formada allá por el ´81 en Nueva York desembarcaba otra vez en Buenos Aires y le hacía frente al cierre del Personal Fest en su edición 2011. “Sacred Trickster” fue la encargada de abrir el show, y sin mediar palabra como en casi todo el show, la banda tocó “Calming the Snake”. La puesta en escena era sencilla, y sólo unos viejos ventiladores decoraban la escena.

La rubia Kim Gordon cargaba la guitarra y puenteaba los acordes de “Kotton Krown”, para que Thurston Moore le ponga voz. La banda sonaba prolija, pero nunca estallaba, sólo los fanáticos explotaban con los gritos, los demás trataban de pasar el frío escuchando atentamente “Stereo Sanctity”, “Hey Joni” o “The Sprawl”.

En el campo, El Bondi se encontraba con el señor Walas y su cámara filmadora registrando todo lo que pasaba, después de haber cerrado con Massacre el escenario 3.  Una intro le dio un brillo especial a “Brave Men Run”, seguida de “Death Valley ‘69”, tema en el que se prendieron las luces y los papelitos metalizados estallaron, pero la banda siguió tocando y, como tenían pensado, cerraron su set con “Sugar Kane”.

Otra edición del Personal Fest, grandes artistas, gran cantidad de público y buena onda a pesar de los diferentes géneros musicales. No queda más que decir que el objetivo se logró, el festival fue una fiesta en donde se representaron algunas de las etapas musicales festivas de la historia, y con exponentes de primer nivel.

TODAS LAS FOTOS