Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Faith No More

¡Sorpresa, estamos vivos!

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Gentileza: Leandro Baglietto

08 de Noviembre, 2011

¡Sorpresa, estamos vivos!

Ante un Malvinas Argentinas colmado de gente, Faith No More volvió como corresponde para aquellos que se quedaron con sabor a poco dos años atrás en el Pepsi Music. Lleno de nostálgicos treintañeros en busca de revivir viejas épocas el recital no tuvo fisuras, y pese a algunos deslices casi imperceptibles, valió la pena.

¿Un casamiento o un velorio? preguntó Roddy Bottum desde el teclado. Una buena pregunta, aunque la mayoría coincide en que les va mejor la idea de velorio elegante, Faith No More siempre juega con la separación definitiva. El escenario apareció teñido de blanco por donde se lo mire (hasta los retornos), con ramos de flores distribuidas por toda la  plataforma, y ellos cinco en el mismo tono.

Pasadas las 21:30, ante el incesante coreo “Fei no more, Fei no more” del enardecido público argento, ingresó Mike Patton, a modo de chiste, con bastón en mano y cuasi rengueando. Arrancaron con “Woodpecker From Mars” de su disco del ‘89 The Real Thing, que fue increcendo, a la que le siguieron “Land of Sunshine” y  “Be Aggressive”, dos perlas de Angel Dust (1992). El público se veía como una sola masa unificada y saltarina que intentaba homologar a quienes estaban descargando pura furia sobre el escenario. En estos tres primeros temas al sonido todavía le faltaba perfeccionarse, pero con el correr del recital se fue acomodando.

La lista de temas fue “casi” impecable y  recorrieron todos sus discos. El primer desliz fue “Evidence” en castellano, con la que ya nos habían torturado en el 2009. Quienes sabían de esta versión esperaban ansiosos la canción original pero no pasó, parece que Patton no entiende no queda bien, y aún así lo bancamos.

“Es como un subte en hora pico” tiró uno en referencia al calor, y la banda no tardó en hablar de lo mismo: “¿Hace frío? ¿Hace frío? ¡Entonces vamos al concierto de Ringo Starr!” bromeó Patton, quien seguramente y a pesar de la vestimenta blanca estaba sufriendo lo mismo.

Con “Cucko for Caca” Patton pareció quebrarse por dentro y recibió la ovación a sus juegos de garganta. La actitud del cantante pasa de la explosión a la calma, pero por suerte pudimos verlo tirado en el piso con “The Gentle Art of Making Enemies”. El primer cierre fue con la canción que hizo que miles de periodistas a lo largo de la historia los describan como “Épicos” a la que le siguió la balada “Just a Man”, para recomponer su ausencia en aquel recital del 2009. Acto seguido Patton se fue del escenario para regresar con una caja llena de flores que tiró sobre el público.

 Los bises fueron raros, primero una canción que despertó en interrogante: ¿Tema nuevo? ¿Cover?, es igual y dejó a mucha gente anonadada. Le siguió ¨We care a lot¨, y ahí todos rezamos por “Surprise you're dead”... Pero se fueron.

Caras de desconcierto y mucho más “Fei no more”. Nadie quiere irse. Acto seguido regresan con “This Guy's in Love with You” (de Burt Bacharach) y vuelve la pregunta mental… ¿Y “Surprise you're dead”? Nunca apareció. No importa. Luces prendidas. Somos felices.

TODAS LAS FOTOS