Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Revolution Fest

Me siento mudo en mi propia lucha

Cronista: Gentileza: Pablo Rios | Fotos: Jose Fuño

17 de Diciembre, 2011

Me siento mudo en mi propia lucha

El Revolución Fest se encarga de concientizar el cuidado, de apoyar los reclamos de los pueblos originarios, defender los derechos de los animales y de otras cosas a través de los distintos géneros de la  música. La última cita, después de recorrer parte del país, fue en Groove, con The Locos, Jauría, No Relax y Asesinos Cereales.

En la avenida Santa Fe brindaban una misa, pasaban miles de autos y algunos punks tomaban bebidas alcohólicas en las veredas. Adentro de Groove, Asesinos Cereales musicalizaba el salón al estilo punk-ska y a todo ritmo con canciones como “Viernes” y “Revolución ska”, y desde el minuto cero del show el público no paró de saltar cantar y bailar.

Una vez finalizado el show de Asesinos, Ciro Pertusi firmo autógrafos y rápidamente volvió la música con No Relax. El cuarteto italiano/español de punk rock llegaba al escenario con una base reggae de Rita Marley, un reggae tranquilo hasta la explosión del ska. No Relax estuvo de gira tres meses en Argentina, y como no podía ser de otra forma, interpretaron una de las canciones que tienen inspiradas en el país, “No olvidados”, dedicada a los 30 mil desaparecidos y cantada a dúo con Ciro.

En la noche de Buenos Aires, el ska, el rock y el punk iban pasando con los minutos y la banda sonaba bien prolija y fuerte, por momentos demasiado fuerte, como sus emociones, cuando en altos picos del show Joxemi, se fue al campo a saltar con el público con su guitarra, o cuando la cantante Micky saltó dos veces para ser llevada por la marea de gente. Antes de irse y volver a su tierra natal, los No Relax dejaban a publico “Fuera de control” y rockeaban con “Que sea rock” del viejo Pappo.

 La Jauría estaba lista y el público también. La banda liderada por Ciro Pertusi  arrancó su show con “Océano anárquico” y continuó a puro rock con  “Sigue” y “Shangri-la”, mientras que algunas remeras de Attaque 77 se levantaron al escuchar los primeros acordes de  “Canción inútil”.

“Es una noche especial porque despedimos el año y lo hacemos con amigos” dijo Ciro antes de empezar con “Adiós adiós” con Pablo  Bochaton en guitarra. Siguió “Religionaré” y después subió Juan Novoa, ex Expulsados, para ponerle voz a “Aspero”, otra de Attaque. Y desde México llegaba Morgan un compañero de ruta de los Jauría, y quien en una ocasión les prestó los instrumentos para ensayar mientras llegaban los propios a tierras aztecas. Con él hicieron “Morgue corazón”, mientras que para “La Jauría” fue invitado Martín Correa guitarrista de Jauría Metal.

La banda seguía trayendo invitados y Joxemi fue el encargado de hacer vibrar la guitarra en “Agustín Tosco”. Ya que estaba, se quedó para hacer “Donde las águilas se atreven”, y ahí el público explotó, pero no tanto como cuando sonó el cover de Gilda “No me arrepiento de este amor”. “Gracias por el apoyo a la causa, porque todos vivimos de los recursos naturales esta canción está pensada en eso, y en ellos, en los pueblos originarios” dijo Ciro antes de  “Indios Kilme”. El show de Jauría había terminado y Groove ansiaba la llegada de The Locos, pero antes Ciro volvió a aparecer sobre el escenario para agradecer a Gibson, que es la única que usa maderas de árboles caídos, y sorteó una guitarra donada por esa marca.

 El proyecto de The Locos se formó en el 2005 y desde hace seis años no paró de sonar, siempre pregonando el ritmo del ska y del rock, con el claro mensaje a  la no discriminación, el cuidado de los animales y todo lo que tenga que ver con causas nobles. Largaron con “Vendedor de glorias” y pusieron a todos a saltar, y rápidamente llegó el cover rediseñado de Bobby McFerrin “Dont worry, be happy”.

 La cresta violeta del Pipi ponía a color a la noche, “Somos más”, “Buscando líos” y “Lloviendo idiotas” fueron algunas de las canciones con las que el pasaje de pibes hasta las vallas se hizo más fluido. La banda proponía un juego de palabras para agitar a la gente que estaba como loca. Los círculos eran cada vez más grandes y Groove sentía el verdadero pogo, ese que descontrola a todos y no deja a nadie sin mover la cabeza, como pasó en “Algo mejor”.
 
 The Locos agradeció a la gente antes de que llegara el segundo cover, con las trompetas al palo “La bolsa”  de Bersuit Vergarabat, sonó a rock, más que cuando Bersuit era verdaderamente rock. La banda seguía de fiesta con  “Prepotencia mundial” y “Danny Says”, cover de los Ramones.

El violín se apoderaba del sonido del Groove con el tema “Jhonny dos pistolas”, que integrará el próximo disco, con fecha de salida para el 5 de enero, y puso a todos los presentes en un verdadero tren loco, como el de los cumpleaños de 15 o casamientos, pero con actitud y con furia. Ya no le quedaban muchos temas al show, por eso la banda agradeció al equipo de Jauría por ser su staff y con las trompetas aniquilando cabezas sonaba “Resistiré”  y “Como un animal” para  cerrar a pura fiesta.

El Revolución Fest mantiene una lucha para un futuro mejor, con buena onda, con mucha música, con amistad internacional y sobre todo con compromiso. Algo muy noble en los tiempos que corren.

TODAS LAS FOTOS