Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Jauria

Hay novedades en el titular

Cronista: Gentileza: Francisco Andres Anselmi | Fotos: Jose Fuño

17 de Febrero, 2012

Hay novedades en el titular

Decenadores, Eruca Sativa y Jauría se presentaron el sábado 18 de febrero en el Teatro de Flores, ante más de 500 personas

Para aplacar la dulzura que dejó el pasado Día de San Valentín, El Teatro de Flores alojó a Decenadores, Eruca Sativa y Jauría que, a mediados de febrero y en pleno fin de semana largo por carnaval, actuaron frente a un considerable número de público en una noche de rock no apta para enamorados.

Decenadores y Eruca Sativa hicieron la tarea de teloneros. Los primeros desplegaron su experiencia adquirida en sus doce años de existencia, sus dos demos y sus 2 discos de estudio “Undergound” y "Supermercadito". Además, no dejaron de lado una versión exquisita de “La Parabellum del buen psicópata”, de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota.

Todos de pie, el futuro está presente

Bertoldi baila, Martin y Pedernera ponen el ritmo. El juego de luces, combinado con las visuales verdes que muestran figuras que nunca terminan de definirse, acompañan el bajo bailarín e intermitente de Brenda, hasta que Lula se recompone, levanta la vista hacia el público, acomoda su guitarra y apunta al micrófono: “Y cuando te des vuelta, yo voy a seguir estando acá”. Suena “Magoo” y Eruca Sativa llegó para sembrar excitación en las neuronas dormidas.

El show estuvo en los parámetros que se maneja la banda desde sus comienzos: fuerte, cancionero y al frente. En función de sus dos discos, el grupo armó una lista a la que también sumó “Guitarras de cartón”, una de las composiciones que formarán parte del próximo disco que será editado para mediados de este año. Sin embargo –y es lógico en el marco de un festival en que disponen de una hora, y también lógico con un repertorio cada vez más amplio-, quedaron grandes canciones como “Mi apuesta”, “Cuánto costará” o “Cada cosa a cada cual” afuera; lo único que un incorrecto podría reprocharle al proyecto que tiene en mente patear el tablero y los estándares del rock nacional como se lo conoce hoy en día.

“Señor, un poco más de lo mismo, por favor”

De Jauría no hay realmente mucho para decir. Tres integrantes cambiaron, pero la esencia sigue siendo la misma de Attaque 77: punk rock prolijo, estribillos pegadizos y las mismas versiones una y otra vez; es decir, Ciro Pertusi sigue siendo el mismo de siempre.

En estos días en que el génesis de la saga de Star Wars –Episodio 1: La amenaza fantasma- volvió a los cines, no hay nada mejor que inaugurar el set con La Marcha Imperial. Pero cuando se deja entrever las figuras detrás de la luz, uno se da cuenta de que no es Darth Vader secundado por los Soldados de la Tormenta, sino cuatro hombres con cara de perro: Pertusi, (Ray) Fajardo, (Pichu) Serniotti y (Mauro) Ambesi.  

El cuarteto contó con tres invitados a lo largo de la noche, tocó todo su homónimo álbum debut e incluyó algunas perlitas que le pintaron un lagrimón al espectador atento; “No me arrepiento de este amor” –de Gilda-, “Canción inútil”, “Piscis”, “Onírico” y “Caballito de hierro”, entre otras de las que compuso Pertusi en su estadía en ese barco llamado Attaque 77, que por estos días lidera Mariano Martínez, su ex Mick Jones.

“Lo bueno que tiene el nuevo camino que estamos emprendiendo es que podemos conocer nuevos amigos como estas tres bandas que nos acompañaron hoy”, se sinceró Pertusi en la recta final.

Son nuevos, la están remando desde abajo, pero al mismo tiempo cuentan con la ventaja de mantener el estilo y una parte del público de sus bandas anteriores. En lo estrictamente musical, Jauría no trae ningún sonido novedoso que vislumbre un cambio en el rock nacional en el corto plazo (y en el largo tampoco).

TODAS LAS FOTOS