Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Gran Martell

Gran pared de sonido

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Gentileza prensa

19 de Febrero, 2012

Gran pared de sonido

Gran Martell se presentó en Niceto para amenizar un lunes feriado con mucho rock.

Luego de que El Vuelo de la Grulla volara (valga la redundancia) varias pelucas con su rock de power trío demoledor, se esperaba el arribo de Gran Martell para terminar de dejar pelados a los presentes. Telón cerrado, golpes en seco de batería, lentamente se unió el bajo, mientras el público que casi colmó Niceto esperaba paciente. “Buenas noches…es feriado” saludó con una sonrisa Jorge Araujo desde su batería, antes de arrancar con “Tragamonedas” de su disco Dos Huecos, editado en el 2008.
 
Ver a estos tres músicos sobre el escenario es un deleite desde muchos aspectos. Para empezar, chorrean virtuosismo. Gustavo Jamardo parece mantener una entrevista con su instrumento, porque al bajo lo hace hablar a gusto y piaccere. Araujo y Tito Fargo no se quedan atrás. El baterista le agrega carisma y una sonrisa implacable, por momentos pareciera querer saltar desde el escenario para zambullirse con la gente. Tito Fargo, un poco más serio pero no menos apasionado, con su destreza y los solos deja las mandíbulas por el piso.

Desde “Sopa”, pasando por “Tierra de campeones” y “Ojos desiertos”, los GM saben ir y venir entre un disco y otro para poder mantener expectante a la audiencia; y se dieron un gusto y tocaron “Hablar callar”, canción que formara parte de su próximo trabajo. También hubo espacio para un cover: “Ahora vamos a tocar un tema, y se lo vamos a seguir dedicando, como hace un año, a Luis Alberto Spinetta”, dijo Araujo para presentar “Vete de mí cuervo negro”, tema del segundo disco de Almendra.

Los Gran Martell tocan desde la experiencia, pero también desde la pasión, dejan todo arriba como si fuera el primer día y el último, como si no hubiera otro momento que ese ahí sobre el escenario. Una muestra de esto es el abrazo que se dieron luego de una inmensa zapada que los dejó extasiados.

Para cerrar eligieron “El amigo del Rey” y tras poco más de una hora y media, Araujo, Fargo y Jamardo se despidieron con sonrisas y esas miradas típicas del que sabe que acaba de hacer un excelente trabajo.

Fotos: Florencia Schvimer

TODAS LAS FOTOS