Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Jello Biafra

Fuck Nazismo

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

24 de Marzo, 2012

Fuck Nazismo

Tras menos de dos años, Jello Biafra, el ex cantante de los Dead Kennedys, volvió a la Argentina acompañado de su banda The Guantanamo School of Medicine para dar un show en Niceto, teloneados por los Satan Dealers. Biafra recorrió su repertorio y no se guardó ni una sola palabra.

El público que fue a ver a Jello Biafra es ese punk intransigente, del más fuerte, y esperaban en los alrededores del boliche de Palermo para que ese vocero que es Biafra diera comienzo a un show cargado de ideas acompañadas por un sonido casi clásico.

Con los Dead Kennedys, Biafra comenzó a vislumbrar que el punk gestado a fines de los '70 y en constante proceso de formación y deformación, atraía a las personas que estaban ávidas de escuchar algo diferente, y que les demuestren que no se tenían que comer todas las que les tiraba el gobierno norteamericano. Parece casi una ironía que el disco Fresh Fruit For Rotting Vegetables, clave debut de los Kennedys de 1980, haya salido poco antes de la asunción presidencial de Ronald Regan, un tipo de extrema derecha, que funcionó casi perfecto como contrapunto para inspirar a que las letras sean aun más contestatarias.

Después de su controvertida salida de los Kennedys y su paso por Brujeria, Biafra pudo consolidar una banda con The Guantanamo School of Medicine, con la que ya editó dos discos, The Audacity of Hype (2009) y Enhanced Methods of Questioning (2011).

Alrededor de las 22:30, una guitarra en plena distorsión le indicó al público que lo que estaban esperando estaba por suceder. Jello Biafra saltó sobre el escenario, con baile arritmitco, moviéndose de un lado al otro. La gente que colmó Niceto ardía y se apretaba contra el escenario, lo que nos llevó a pensar que les quedó un poco chico.

Una seguidilla de tres temas nuevos marcaron el comienzo: "Brown Lipstick Parade", "John Dillinger" y "Barack Star O'Bummer". Aunque el cantante sabe que quienes están ahí conocen muy bien de qué se tratan sus canciones, Biafra entre tema y tema aprovechó para explicar algunas de esas historias, profundizando la conexión con su público que comparta las mismas ideas y responde a puro pogo y mosh. "Yo no hablo mucho español", se disculpó por su castellano un poco trabado, pero puso todo el empeño en poder tirar la mayor cantidad de palabras en el idioma natal de los presentes.

Otra forma para Biafra de relacionarse con sus seguidores es teatralizando cada una de sus canciones, agregándoles así más fuerza y generando más llegada; ya sea bailando, haciendo mímicas, o saltando al mismo público para cantar desde abajo. En un momento se arrodilló, colocando sus brazos detrás de la espalda, como si estuviera atado. Luego se paró para afirmar "la tortura es mala, y Obama la sigue permitiendo en Guantánamo, eso significa que todavía tenemos un Bush".

Hacia el final se hizo lugar para unos covers de los Kennedys, y tocaron para deleite de la mayoría "California über alles", "Too Drunk to Fuck", "Bleed for Me" y "Nazi Punks Fuck Off". Para el cierre, ya con toda la transpiración y volviéndose uno más en el mosh, Biafra cerró con un tema nuevo "Shock-upy" y otro clásico de los Kennedys, "Holiday in Cambodia", terminando una noche para el recuerdo. Biafra se siente en su casa y se nota de tal manera que también hace sentir cómodos a todos.

Antes de la medianoche, como un malón, las personas que habían podido presenciar una vez más a una leyenda viva, se fueron disipando por las calles de Palermo.

TODAS LAS FOTOS