Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Chris Cain

Nada como un solo de guitarra

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Beto Landoni

24 de Marzo, 2012

Nada como un solo de guitarra

Chris Cain actuó por segunda vez en suelo argentino. Crónica y fotos del show.

La cita con el blues estaba pactada para la medianoche del sábado en San Telmo. Sin demoras, primero aparecieron en el escenario los Nasta Super Blues Band, para una intensiva entrada en calor, y a juzgar por esos primeros minutos, todos los presentes supieron que les esperaba una noche de alto nivel musical. Como un sueño hecho realidad para cualquier músico del género, los liderados por Rafael Nasta fueron los elegidos por el blusero para que lo acompañen en sus giras por América del Sur. En nuestro país se habían presentado juntos por primera vez en marzo del año pasado, también en La Trastienda, y el sábado regresaron por más.

"Vamos a tocar algo de blues, espero que lo disfruten". Luego de esa introducción que puso en contexto lo que vendría y que incluyó el tema "Todo el día me pregunto" de Manal, fue presentado Chris Cain, que llegó con su característico jardinero de jean y una inconfundible guitarra Gibson 335 para, de arranque nomás, empezar a sacudir su cabeza de lado a lado y de arriba hacia abajo, al ritmo del primero de los innumerables solos que regalaría durante la hora y media que duró el show. El repertorio de canciones recorrió la discografía del músico desde su primer álbum Late Night City Blues de 1987, hasta So Many Miles, la última placa editada en 2010.

Entre otras, sonaron "Good evening, baby", "Me and my baby" y "Blues power".

Chris Cain ha encontrado en la Nasta Super Blues Band un complemento que le permite asegurarse una calidad de sonido rigurosa desde donde desarrollar todo su virtuosismo: "Tocan tan bien que ya nadie me necesita aquí", los halagaba. Marcando el ritmo en batería y bajo respectivamente, estuvieron Gabriel Cabiaglia y Fernando Rosso, que cedió su lugar en un pasaje del show para que subiera el único invitado de la noche, Gustavo "Bohemio" Rubinsztein. Desde el teclado, Walter Galeazzi funcionó como enlace para dejar enfrentados en el área de ataque a Rafa Nasta con Chris Cain, que se pasaban la posta de los solos, y de vez en cuando se cruzaban en un duelo de guitarras que significaba uno de los momentos más sublimes de la noche. Y si pensaron que ahí acababa todo, se equivocaron: casi llegando al final, Cain se descolgó la guitarra y en las teclas del Hammond interpretó a Ray Charles, un verdadero lujo musical.

Con 56 años, el músico nacido en California no se cansa de salir de gira y ha encontrado en el público argentino un reconocimiento y un cariño que, según sus propias palabras, no lo siente en otros lugares del mundo. En el saludo final se lo vio emocionado hasta las lágrimas, y minutos después de terminar su presentación bajó a saludar y sacarse fotos con la gente.

Chris Cain visitó por segunda vez nuestro país. Arriba del escenario de La Trastienda, demostró la llama del blues sigue viva y que nunca nada, ni siquiera la tecnología, va a superar a un buen solo de guitarra. Durante noventa intensos minutos, Chris Cain lo dio todo y se llevó como recompensa una merecida ovación, que también quería decir esperamos volverte a ver.

TODAS LAS FOTOS