Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

2 Minutos

Dos horas de 2 minutos

Cronista: Gentileza: Jose Alberto Ferrentino | Fotos: Beto Landoni

05 de Septiembre, 2005

Dos horas de 2 minutos

En “El Teatro” la banda de Valentín Alsina presentó su nuevo trabajo discográfico denominado super 8. “Mosca” y compañía hicieron delirar a la gente durante dos horas, en las cuales se vivieron momentos de alegría y de tristeza

Programado para la nueve y diez, y a estadio repleto, 2 minutos pronosticaba un recital a todo vapor. Con su ya conocido estilo punk perfilaban una noche violenta (por el estilo de gente que viene a ver este tipo de bandas), repleta de pogos y rondas del suicidio (los hombres realmente se mataron en cada círculo propuesto).

Con unos veinte minutos de retraso, por la extensión de la banda soporte “Super uma”, y tras los cánticos del público al ritmo de: “ ¡oh! 2 minutos, es un sentimiento, no puedo parar...”; Mosca (voz), Luis (guitarra y voz), El Indio (guitarra), Marcelo (batería) y Papa (bajo) salieron camuflados con máscaras al mejor estilo “Jason” y con el tema “Mundo TV” dieron inicio al evento musical.

Dividieron el recital en dos partes. En la primera, se dedicaron a presentar íntegramente el disco nuevo y en la segunda la banda se remitió a sus comienzos, donde reflejan historias de vida y hasta canciones referidas a la política. Todo esto estuvo muy bien contrastado con una pantalla que se encontraba detrás del escenario y en la cual se podían ver distintos videos relacionados con las canciones que iban sonando.

Los seguidores de 2 minutos demostraron mucha euforia y algarabía durante el recital, cantando como por ejemplo “Nunca seré policía de provincia ni de capital... ”. Se percibía un público sumamente fiel, conocedor en su gran mayoría de uno y cada uno de los temas tocados y característico por las infaltables camperas de cuero, el jeans negro y los particulares borceguíes que los distinguen por sobre los demás. A la indumentaria se le sumó esa cuota de “pasión” por los escupitajos y las rondas pogueras, como así también la masiva escalada que hacían varios para llegar adelante y cruzar la valla.

Un momento particular en la noche se dio cuando el Marcelo rompió el tambor de su batería (no fue adrede, sino en medio de un tema). El recital estuvo interrumpido por unos diez minutos, y mientras los plomos acondicionaba la bata, Luis, cantó el fragmento de una de sus canciones de antaño a capela.

Otro momento bastante más desagradable fue promediando el cierre del recital, cuando un joven al traspasar la valla comenzó a convulsionar. Los músicos pararon el recital y luego de permanecer unos minutos allí, los guardias lo llevaron hacia una ambulancia. Afortunadamente, el chico no sufrió daños graves.

Una vez reestablecida la calma y el control, 2 minutos, reanudó su show, pero por una cuestión de horarios (política del Teatro), debieron recortarlo.

Tras tocar un clásico como “Piñas van, piñas vienen”, donde la gente al estribillo se golpeó muy duro, decidieron hacer los temas “Ya no sos igual ” y “2 minutos”. Con este último dieron cierre al recital agradeciendo y felicitando al público por haberlos acompañado y también disculpándose por los incidentes.

Particularmente viví una noche distinta (es la primera vez que veía en vivo a esta banda). En líneas generales el recital estuvo muy bueno ya que tanto la creatividad, la fuerza del grupo, como la euforia de la gente condimentaron a una ensalada llamada Teatro. Y así realizar el mejor producto final que fue con todas las letras el recital de 2 minutos.
TODAS LAS FOTOS