Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

The Damned

¡¡¡MALDICIÓN, MALDICIÓN, MALDICIÓN!!!

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Gentileza: Leandro Baglietto

15 de Abril, 2012

¡¡¡MALDICIÓN, MALDICIÓN, MALDICIÓN!!!

La banda inglesa The Damned se presentó por primera vez en la Agentina en Groove. Luego de muchos años de espera, en poco más de una hora trataron de satisfacer al público que los esperó durante todo este tiempo.

El punk desde sus diferentes variantes, vive de fiesta en fiesta en estos meses en la ciudad de Buenos Aires. Entre los shows de Marky Ramone, Jello Biafra, la próxima visita de lo que quedó de The Misfits y el debut de The Damned, los chicos de pelos parados y pantalones achupinados no se pueden quejar. 

La visita de The Damned marca un hito. Algún desinformado podría preguntarse ¿Y estos van a llevar a alguien? Por supuesto, más de 1000 personas tuvieron la respuesta el domingo en Groove. Lo importante de esta banda es el significado que tuvo para el punk en su gestación, y verlos en vivo es ver parte de la historia. Estos tipos estuvieron en el ojo del huracán cuando el punk escandalizaba a Inglaterra, conformando con The Clash y Sex Pistols las bandas más importantes de la escena.

Era un fiesta que tenía como previa tres números locales de punk de antaño. Abrieron Los Peyotes, les siguió Marcelo Pocavida, uno de los pocos horror punks nacionales y finalmente Pil Trafa, desde el año pasado ex Violadores.

La espera se hizo larga, llegaron las 22 y aunque la música se apagó y las luces se atenuaron aún no había noticias de los Malditos sobre el escenario, hasta que repentinamente Pil Trafa apareció y microfono en mano habló al público: "The Damned esta muy agradecido de estar aquí en Argentina, y en nombre de ellos les pedimos por favor que no escupan y no tiren nada al escenario" advirtió Pil (¿dónde quedo el punk?).

Finalmente, el guitarrista Captain Sensible subió al escenario luciendo su característica boina roja, que ahora cubre su cabello teñido en canas, y pantalones a rayas. Luego, como sacado de un comic, el cantante Dave Vanian, el hombre que decidió volverse algo parecido a un vampiro, apareció de característico traje negro y gafas que hacían juego; la gomina y la piel empalidecida completaban el cuadro. Con "Wait for the Blackout", "Lively Arts" y "Silly Kids Games" hicieron la entrada.  
 
"Esta canción habla de la persona más mala sobre la tierra, Margaret Thatcher!", exclamó Sensible y le dio pie a "I fall", de su disco más recordado Damned, Damned, Damned, original del ‘77.

Durante el show, los músicos juegan un poco con el público, ironizando la situación de que entre idas y venidas conforman la única banda sobreviviente de las épocas que ya mencionamos. Sobre el escenario se los ve cómodos, y cómo no estarlo si hace 35 años que hacen lo mismo, hablan con el público y se mantienen frescos.  

Para el final dejaron "Alone Aganin or", "Generals", y "Smash it up", para en  22 temas dejar satisfecho al público, aunque siempre hay gente que se queda con ganas de más.
 
Una vez más Groove fue el lugar elegido para el debut de una banda en tierras argentinas: ojalá se mantenga esta sana costumbre.
TODAS LAS FOTOS