Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Steven Wilson

Una mente brillante

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

19 de Abril, 2012

Una mente brillante

El líder de Porcupine Tree llegó por primera vez a la Argentina con un grupo de músicos de primera clase y brindó un show súper intenso con su combo audiovisual.

Cantante, guitarrista, compositor, músico autodidacta y productor. Todo eso es Steven Wilson. Pero si hay algo que lo define de pies a cabeza, es su inquietud por estar siempre en movimiento, buscando nuevos horizonte, ya sea cambiando de hábitat entre Londres y Tel Aviv, o encarando múltiples proyectos como Blackfield, No-Man, Bass Communion, Storm Corrosion o I.E.M. Su primera visita no se basa en su banda más conocida -Porcupine Tree- sino en su carrera solista, que consta con dos discos: Insurgentes (2008) y Grace for Drowning (2011).

A las 21 todo es incertidumbre. Un telón con transparencias divide el escenario del público y sirve de soporte para una proyección bastante perturbadora. Los prodigiosos músicos que Wilson eligió van entrando uno a uno: Marco Minnemann -finalista para reemplazar a Mike Portnoy en Dream Theater- en batería, Nick Beggs en bajo, Theo Travis en saxo, flauta y clarinete, Adam Holzman en teclado y Niko Tsonev en guitarra, un verdadero seleccionado, que comienza con el oscuro groove de “No Twilight Within the Courts of the Sun”. Steven, poseso, toma el micrófono y marca cada corte musical con sus manos, mientras susurra la letra. Y así con su look de nerd, con anteojos y desgarbado, enfundando su camisa que dice "Art is truth", está listo para partirte la cabeza.

Beggs recrea la base de “Index” con su Stick -instrumento mezcla de guitarra con bajo ejecutado con la técnica tapping- a la vez que una lluvia de imágenes surrealistas invaden el telón. Maniquíes, insectos, al mejor estilo el video de la película The Ring acompañan el sonido envolvente, formando un combo audiovisual que tiene al público en vilo, expectante y en silencio.

 La mente creativa de Steven hace pasar su música por un prisma que la dispara en varias direcciones, desde la balada “Deform to form a Star” con varios condimentos de Genesis hasta “Sectarian”, un tema misterioso donde Theo Travis explota en un solo de saxo de free jazz, Holzman lanza unos coros siniestros desde su teclado y Steven canta rodeado por un tenebroso bosque generado por video. El telón cae, la gente delira y queda cara a cara con los músicos, los videos siguen generando escalofríos, pero ahora en la pared.

Antes de contar la desgarradora historia de abandono de “Postcard” Wilson comenta: “Estoy sorprendido, pensé que acá nadie conocía mi música”, y agrega “Me lastimé el dedo gordo del pie, ¿querían sangre? Ahí tienen”. (Cabe destacar que Steven toca descalzo en sus shows para librarse de los zapatos con quienes no se llevaba bien en su infancia).

“Remainder the Black Dog” muestra que para Steven la música no tiene límites y pasa de la enigmática intro de piano, a una melodía insana (se nota la mano de Jordan Rudess de Dream Theater como tecladista invitado en el disco) en conjunto con las luces y las imágenes programadas, en perfecta sincronía.

Esta superbanda que Steven armó, está consolidada, suena homogénea, todos se lucen (Minnemann es un monstruo) y ya están trabajando como miembros estables para el próximo disco solista del británico. En El Teatro se dieron el gusto de presentar un tema nuevo, “Luminol”, que tiene el ADN de King Crimson: rock progresivo en estado puro.

“No part of me” y “Raider II” que nos lleva por una travesía de 23 minutos cerraron la primera parte. “Get all you deserve” con Steven vistiendo una máscara anti gas como en el arte de tapa de Insurgentes sirvió como primer bis para lo que sería el broche de oro, con “Even Less” y “Trains” dos temas de Porcupine Tree, que realmente calaron hondo en los fanáticos.
 
Steven Wilson brindó un show muy intenso, lleno de estimulaciones visuales y sonoras. Sólo queda imaginar cómo será el espectáculo, si algún día se concreta el sueño… y nos visita con Porcupine Tree.
TODAS LAS FOTOS