Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

La Mississippi

Sólo les pido que se vuelvan a juntar

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Beto Landoni

10 de Mayo, 2012

Sólo les pido que se vuelvan a juntar

La banda liderada por Ricardo Tapia presentó su nuevo disco Búfalo y repasó sus obras entre los años 1996-2006.

Argentina ha quedado un poco huérfana en materia de blues. Con la disolución de Memphis y con la partida del eterno Pappo, sólo quedan dos abanderados en el mainstream local: Don Vilanova y La Mississippi. Estos últimos sufrieron una metamorfosis, al perder su sección de vientos - Marcelo Zeta Yeyati y Eduardo Introcaso – quedando configurados como quinteto con Claudio Cannavo en bajo eléctrico, Gastón Picazo en teclados, Gustavo Ginoi en guitarra eléctrica, Juan Carlos Tordó en batería y el cantante Ricardo Tapia. Con este formato grabaron en los estudios de Rock & Pop su reciente placa “Búfalo”, que recorren durante 4 noches consecutivas en la Trastienda (3-10-17-24/5).

Nunca miro para atrás

Pasadas las 23:30 la Mississippi va derecho a cumplir con su cometido: presentar en sociedad su nuevo material y lo harán como se merece, en su totalidad y con sus 11 tracks. “El titular” abre el show con la base de hammond guiada por Gastón Picazo, el extenso setlist (26) sigue con dos temas con dedicatoria, “Salvavidas” –para la tía de Tapia- y “La máquina del amor” – para la “Negra” Elizabeth Vernaci -.

Los 20 años de carrera tiene como resultado un engranaje perfecto y lubricado entre los cinco integrantes, reflejado en temas como “No confío” y “Ermitaño” (donde se extraño la gruesa voz de Ricardo Iorio, invitado en la versión de estudio 2011).

Tapia agita y promete: “Están muy tranquilos, ya se van a poner locos”, al mismo tiempo que resalta su faceta de contador de historias. Algo que identifica la lírica de Mississippi, con esas narraciones barriales, cotidianas y reales, que te tocan de cerca como “Un día más que se va”, comentando la valoración del tiempo o “La ciudad” la cual deja un tip de vida: “E
el whiskey barato, sale caro al final”.

“Rara”, “Búfalo” y la particular versión de “Hells Bells” de AC/DC, terminan con lo que es la nueva etapa de Mississippi, donde los de Florencio Varela suenan contundentes, pero sigue faltando algo: Zeta, Introcaso y sus vientos…

De Palacio de Pulgas a Amor y Paz

El foco ahora se centra en los trabajos de La Mississippi lanzados entre 1996 y 2006, Ginoi, rockea con el riff de “Mono” y su mensaje optimista de experimentación a la hora de encarar la vida, para después revivir algunas peleas de bares con “En busca de pleitos”.

La lista de temas esquiva las composiciones más complejas, como aquellas que incluyen arreglos de bronces, por razones obvias, mientras Tapia recuerda su introspección en Bilbao, durante una de sus giras por España, la que tuvo como resultado el sentido “El último blues”, pegado Tordó y Cannavo se unen a tempo para crear la base rítmica de “Valentina Alsina” y dar paso a lo mejor de la velada.

Zeta e Introcaso suben al escenario como invitados y la Trastienda se llena de recuerdos y nostalgia. Otra vez son siete, otra vez los saxos aportan esa fuerza y ese sonido característico que marcó los inicios del grupo y su etapa más gloriosa. “Amor y paz”, “Alma nocturna”, “El fierro” con su contemporáneo tono de protesta y “Vamo y Vamo” sonaron de corrido.

El público coreando la intro de “Café Madrid” casi obligó a la Mississippi a volver para los bises. “3 palabras” con Daniel Raffo como violero invitado, “Un trago para ver mejor” con la gente bailando rock and roll entre las mesas y para cerrar la noche, cumpliendo el pedido de la gente, suena el himno que los ubicó en el mundo de la música oriunda de Estados Unidos.

La Mississippi llenó de blues la segunda fecha de sus ciclo de cuatro Trastiendas, mostró sus dos caras, ambas muy buenas, pero todos sabemos cuál es la que los seguidores quieren, por eso sólo pedimos: que se vuelvan a juntar…
TODAS LAS FOTOS