Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Jorge Araujo y Quintino Cinalli

Instrumental y Nacional

Cronista: Gentileza: Pablo Rios | Fotos: Florencia Schvimer

00 de , 0000

Instrumental y Nacional

El Día de la Escarapela fue la fecha elegida por Jorge Araujo & Quintino Cinalli para presentarse en el CAFF. Los bateros presentaron un formato innovador y fuera de lo común en ellos, basando su show en instrumentos poco convencionales.

Pintaba fresca la noche de Buenos Aires, cuando las lluvias habían parado en las calles del Abasto, Una bola de espejos le ponía mucha onda suburbana al Club Atlético Fernandez Fierro. Jorge AraujoQuintino Cinalli se preparaban para una presentación diferente a lo ya conocido. 

Con las mesas llenas salieron a escena los dos bateros para hacer "El aparato", a base de la flauta melódica, cajón peruano y  tambores. Para hacer "El Abasto", el dúo utilizo la guitarra electroacústica acompañada por la percusión. El show era sumamente descontracturante, reinaba la paz y la música experimental.

El ritmo carioca se hizo presente por algunos minutos, el corte le dio pie a los aplausos y a las palabras de Araujo, quien afirmó, que con "La santa" empezó todo este proyecto, ya que fue el primer tema como dúo. Grabar y tocar arriba fue la premisa para "Latidos", en una fórmula también utilizada en algunas presentaciones de Andrés Ciro con Los Persas.

Los instrumentos exóticos seguían apareciendo sobre el escenario, y ahora Araujo tocaba la vasija. La llegada del Alambre González en guitarra cambió un par de centimetros el show, para volverlo casi rockero con la versión de "Es igual", un tema de Gran Martel, banda liderada por Araujo. El Alambre siguió en el escenario mientras Quintino se despachaba con un impecable solo de tambores, donde aumentó un poco la temperatura del lugar. La noche siguió con un blues titulado "Forastero", donde Araujo y el Alambre desataron una zapada a dos guitarras. 

Al show no le quedaba mucho, Cinalli arrancó la intro de "7 vidas" con un birimbao, para seguir sumando instrumentos atípicos.  El pedido de una más desato las palabras y la emoción de Quintino, cuando dedicó "Los días de mediodía" a Beto Satragni, un viejo compañero de ruta, y a su padre fallecido hace un mes.

Dos bateros de categoría unidos fuera de un encuentro de baterías, algo atípico en el rock nacional. Una noche experimental, una experiencia diferente para tranquilizarse, pensar y saber a dónde patear. Una buena apuesta en dos exponentes del rock argentino.
TODAS LAS FOTOS