Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Guitarras del Rock

Tres violeros y un fogón

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Barbara Sardi

07 de Junio, 2012

Tres violeros y un fogón

La publicidad anunciaba “Las Guitarras del Rock”. Un titulo prometedor, sin dudas, no sólo por sus palabras, sino por los artistas que oficiarían de anfitriones. Estamos hablando del Negro García López (La Torre, Charly, Fito y mil etc), Carca (Babasónicos) y Baltasar Comotto (Indio Solari, Spinetta).

Tres violeros con peso propio dentro de la escena rock argentina con espalda suficiente como para encender un fogón a puro riff dentro del teatro y aplacar el frío. Con un ND Ateneo medio vacío o medio lleno, depende del estado de ánimo de quien lo mire, la noche prometía, el lugar ameritaba y la baja temperatura apuraba.

El puntapié inicial lo dio Baltasar Comotto acompañado por Silvana Colagiovanni (batería), Esteban Tereschuk (bajo, coros) y Sebastián Iriarte (segunda guitarra, coros) con un set de 10 temas incluidos en su último material de estudio Blindado (2011). Directo, contundente y sin muchas vueltas, arrancó con “Sacude tu mente” para hilar temas como “Años” y “Mundo Cabeza”.

La banda suena ajustadísima y es evidente el trabajo enfocado en la canción más que en la participación estelar de Baltasar. Entre Hard Rock, machaques metaleros y buenos arreglos instrumentales, recién en el quinto tema “Rompe el cristal” se escuchó el primer punteo que explica por qué es uno de los grandes guitarristas del país. 

Un desperfecto técnico del sonido obligó un contacto más directo con el público y fue ahí donde le regalo lindas palabras al Flaco Spinetta para que una ola de aplausos cubriera el recinto. Como invitado se subió Gaspar Benegas para aportar una pizca de psicodelia en "Quien sos?", para redondear un show bien arriba que mantuvo la coherencia del disco y sus bases rockeras.

El segundo turno fue ocupado por Carca y todo su cancherismo bonachón. Dueño de un carisma innegable, el contacto con el público fue continuo y el feedback de carcajadas dominó la escena. Bases cuadradas y riff setentosos combinaban a la perfección con su look tan glamoroso como particular, generando una onda retro en el ambiente. 
 
El set fue un popurrí que incluyó temas de casi toda su discografía. Sonaron temas como “Sexo on the rocks” y “Adolecente Boogie” de Nena (1999); “Belladona Blues” de Carca (1998); “Algo raro en el trago” de Divino (2003) y “Mi cohete hacia tu luna” y “Que preciosura esta locura” de Uoiea (2009).
 
El final de la seguidilla quedó para el Negro García Lopez. Ni bien sonaron los primeros acordes del power trío completado por Claudio Bolterstein en bajo y Mariano López en batería, se notó la solidez de lo que estaba por venir. Estructuras de temas perfectas, cortes y arreglos ejecutados con total precisión y una base rítmica sin fisuras, dieron lugar para que el Negro se luciera. Y cuando hablo de “lucir” no hablo de solos infernales solamente (que los hubo), sino de punteos y arreglos exquisitos con las notas justas, propias de un tipo con un claro concepto de musicalidad. 
 
Se movieron desde el Rock & Roll de “Nada de Nada” al funky con punteos juguetones de “Siempre” y al Hard Rock con idas y vueltas de tempo en “Ya no quiero decir no”, por nombrar sólo los primeros tres temas del set. A esta listase le sumaron “Cosas”, “Solo por hoy” y “Sueños”, de su ultimo disco Esta vez invita el Negro (2010). También pasaron por el repertorio del disco Da Cruz de 1992, con las canciones “A rescatarte” y “Seducción”. Para los últimos dos temas se subió como invitado el Tano Marciello para cerrar el show al calor de dos violas encendidas con años de rock.

Luego de una noche donde cada uno pintó el escenario con su onda y estilo personal, el final, previamente anunciado, se dio con los tres al frente para cerrar a pura distorsión. Sin perder el rol que cada uno tuvo en la noche, el Negro comandaba la orquesta, Comotto seguía prolijamente y Carca arengaba al público. Se despidieron con “Adonde está la libertad” de Pappo, cantando al unísono con todo el público que terminó de pie.

TxT: Nicolás Zabalegui 
TODAS LAS FOTOS