Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Peter Murphy

La sinfonía de Nosferatu

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Anabella Reggiani

29 de Junio, 2012

La sinfonía de Nosferatu

El excéntrico músico británico se presentó en el Teatro Vorterix presentando su nuevo disco Ninth. 
 

Dice la leyenda que los vampiros se alimentan del alma de otros seres y así se mantienen inmortales; que se no reflejan en los espejos ni tienen sombra. Esta definición se amolda a la perfección para comprender a “Sir” Peter Murphy con su teatral apariencia, su peculiar presencia en el escenario y sus letras cargadas de poesía maldita.
 En una noche oscura y fría, el artífice del repertorio de Murphy se supo aprovechar de principio a fin. Frente a un séquito de darks y no tanto, en su mayoría mayores a los 30 años, agolpados pacíficamente frente al escenario, la velada se abría 21 o‘clock de la mano de “Hurt”, un oscuro tema de Trent Reznor. Luces tenues y un violín que se desangraba en un rincón; ingredientes ideales para hacer propia una canción absolutamente personal. “Velocity bird” de su excelente nuevo disco NINTH, y un inevitable regreso a su pasado en Bauhaus, con “In the flat field”.
 
 La noche fue un revuelo de contradicciones: risas y llantos, canciones tristes y otras felices. Acordes dulces de violín a cargo del bajista Emilio China, que supo lucirse sobre todo en "A Strange Kind Of Love", en contraposición con los acordes ásperos que escupía la guitarra de Mark Thwaite, que supo llevar encima el peso de tocar grandes clásicos como "Stigmata Martyr", y aportó una cuota de frescura en bowinesca "Velocity Bird". La banda se completó con el preciso Nick Lucero en bateria.
 
 Si el vampiro se alimenta de diversas almas, la infinidad de personalidades con las que Murphy cargó su repertorio fue efectiva y prometedora. “She´s in parties” con su diminuta melódica, cual flautista de Hamelin, la densa “I spit roses”, exorcizando su pasado musical y la difícil “I ll fall with your knife”. Tres momentos que marcaron claramente cada uno de los climas por los que transitó el show.
 
Para el cierre, un encapuchado Murphy eligió la ochentosa y popular “All night long”, famosa por su video en blanco y negro que incontables veces hemos visto rotar, en contrapunto con la contemporánea “Seesaw Sway”. 
 
Peter Murphy es un caballero ingles: puntual en cada compás, porte en cada uno de sus movimientos y preciso en su voz, la cual maneja de modo impecable: desgarradora en su punto justo y encantadora cuando es necesario. Íntegro de principio a fin, un lujo verlo en vivo.
 
TXT. Anabella Reggiani 
 
TODAS LAS FOTOS