Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Arbolito

Abrazo latinoamericano

Cronista: Sergio Visciglia | Fotos: Gentileza prensa

05 de Agosto, 2012

Abrazo latinoamericano

El sábado y domingo pasados fueron los dos días elegidos para la presentación de Acá Estamos en Groove, el nuevo disco de Arbolito.

Los horarios de matinée generan diferentes particularidades en un concierto, como la cara de decepción de quienes van a comprarse una birrita y se encuentran con la barra vacía que solo ofrece agua o gaseosa, o adolescentes que se divierten jugando al juego de la oca en una ronda gigante que sirve para hacer la espera más amena en la noche del domingo, la segunda fecha de presentación del nuevo trabajo discográfico de Arbolito, Acá Estamos (2012).

Un trailer del documental de la banda es la previa de un show que comienza de forma instrumental con la bella canción que da nombre al disco, y en la que ya sus integrantes muestran de entrada su facilidad para tocar cualquier tipo de instrumento. “Cambiar la piel”, en la voz de Agustín Ronconi es otro de los estrenos que se ofrece de arranque, pero inmediatamente la banda nos hace viajar al pasado con las exquisitas letras y melodías que recorren canciones como “Vinito y amor” (“para que todos bailen”, incita Ronconi), “Niña mapuche” y “Pachamama”, como una muestra de lo que es Arbolito a través de su historia.

Cuecas, chacareras, candombes, huaynos, sayas, zambas, y más géneros folklóricos tanto argentinos como latinoamericanos se envuelven en un espíritu y en un laburo bien rockero. Eso es Arbolito desde siempre, con un agregado muy característico e importante, que son esas comprometidas letras sociales, las que muchas veces también van al choque y golpean fuerte tanto en nuestra cabeza como en nuestro corazón, a veces para bien, a veces para mal, e incluso a veces hasta para pelearnos con ellas.

Sin embargo, las nuevas canciones ofrecen también muchas líricas abstractas, que buscan otra profundidad, proponiendo entonces dos viajes diferentes a lo largo de la noche: por un lado, el clásico, ese que con su música (muchas veces acompañada de imágenes de fondo) nos hace recorrer los hermosos paisajes de nuestras tierras (acá se suman los estrenos “Cruje” y su semilla y revolución, o “En un cristal” y su ¿cómo puede ser que no lo veas?);  y por el otro, el que nos ofrecen nuevas piezas existencialistas como “Piel”, “No somos nada” o la delicada y sentida “Sensaciones”. El amor no es solo eso que te vende la televisión, canta Ezequiel Jusid en “Condenada soledad”, generando uno de los climas más emocionantes de la velada.

El público (cada vez más adolescente y menos universitario) también va a bailar en cada show de la banda, y así entonces el campo de Groove recibe a puro baile a la “Chacarera de las cloacas” y la “Saya del yuyo”, ambas pertenecientes al álbum Cuando Salga El Sol (2007). La letra de “Europa” nos hace explotar de la bronca, y Tito Fargo, productor de Acá Estamos, desenfunda su guitarra para “Color de tierra”, cantada por el multi instrumentista Pedro Gorgobello, dedicada al pueblo de Famatina.

Antes de los bises, las últimas dos canciones nuevas que suenan son las que pintan como los futuros emblemas: el carnavalito “Este abrazo” y la rockera “Volver”, que abre el disco, y en una sencilla sucesión de acordes en La Mayor logra ser una de las mejores canciones nacionales del año.

Para el final llegan los viejos emblemas conocidos, marcas que se transforman en huellas, para lograr ese estilo de mezcla que es Arbolito: “La costumbre” pone la piel de gallina y “La arveja esperanza” es pura fiesta. Para “Baila, baila”, llega la cantante Verónica Condomí y por cuatro minutos la lengua quechua de nuestros ancestros que aun hoy sobrevive en el centro de América del Sur, se adueña del lugar. Las flautas al mejor estilo Jethro Tull hacen poguear con “El sueño del pibe”, y el último tema se llena de invitados que entonan la vieja y preciosa “Si me voy antes que vos” del uruguayo Jaime Roos, un clásico que forma parte de la discografía de Arbolito. La vida es un milagro de amor retumba en el pecho de todos los presentes.

Con un gran concierto repleto de matices, Arbolito presentó Acá Estamos, un muy bien disco, que marca el comienzo de otra nueva etapa de una banda que ha sabido abrir en su momento un camino de exploración y conjugación entre ritmos folklóricos de nuestras tierras y el rock, algo que hoy en día ya es moneda corriente.

Fotos: Andrea Celis
TODAS LAS FOTOS