Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

El Otro Yo

Contagiándose

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Gentileza prensa

11 de Agosto, 2012

Contagiándose

El Otro Yo presentó 5ta dimensión, su décimo disco de estudio, en el Teatro Vorterix. En un show enérgico, también metieron canciones de toda su carrera.

¿Que nos gustaba de El Otro Yo? Es la pregunta clave. La respuesta está en su actual público. La forma de cantar, las melodías amigables, las temáticas adolescentes que manejan hace ya 20 años no han cambiado absolutamente en nada, así como la postura de sus integrantes tampoco: todo está intacto, y esto es lo que atrae a los jóvenes pseudoemos y en búsqueda de un lugar de comprensión.
 
 Tras la presentación de Buenos Aires Karma, todo muy puntual como suele suceder en Vorterix, 21:30 ya una voz en off saludaba a los terrícolas, mientras globos de colores se agitaban de un lado a otro. El Otro Yo arrancó bien arriba con "Dinero 666", "Corta el pasto", "Voces inocentes", "10.000.000" y "Morir con vos", hasta que llegó la tranquilidad con "Caminando", en la voz de María Fernanda Aldana.  

"Los Niños", corte de difusión de 5ta Dimensión, fue acompañado con su video oficial. Y si de videos se trata, no dejó de ser impactante el que representó la canción explícitamente sexual "69", donde se podía ver dos chicas teniendo sexo oral. Aunque el tema tenga esa connotación, no deja de ser irónico, ya que por lo que se podía ver en sus fans, no parecían haber transitado la etapa sexual todavía, aunque quizás el video tenga efecto y mejore las chances de su público ante la inminente excitación tras el mismo.
 
"Estamos presentando nuestro disco 5ta dimensión, que loco ya en el 2012" se dirigió Cristian Aldana al público, y agregó "Una vez le pregunté a mi viejo si él creía que en el año 2000 iba a ser el fin del mundo, y me dijo mirá, todos los años dicen que va a ser el fin del mundo, siempre nos quieren asustar con algo".
 
 Sin respiro, tocaron durante una hora y media y metieron casi 30 canciones, en las que además de las de su último disco enloquecieron al publico con sus clásicos como "No me importa morir", la canción sadomasoquista por excelencia, que lejos está de los ánimos emo a lo que es frecuentemente asociada.  
 
 Para el final dejaron dos superclásicos, "La tetona" otra canción sexual que es bien power, dejando en claro que hubo una época en donde buena parte de sus letras se basaban en su despertar sexual y las ganas de contárselo al mundo. Tras el saludo, un gracias, y menos de un minuto fuera del escenario, volvieron con "Alegría" para terminar el recital.
 
 Finalizado el acto quedaron todos conformes, tanto los fans actuales como algún que otro de antaño, que pisaba los 30. No faltaron energía ni canciones, pero tampoco hubo grandes sorpresas. El Otro Yo sigue contagiando Alegría: que así sea.
 
 
 
TODAS LAS FOTOS