Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Vudú

Comerse el escenario

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Beto Landoni

12 de Agosto, 2012

Comerse el escenario

Los rosarinos se presentaron en el Roxy Live, aprovecharon para tocar temas de su último disco y recorrieron su repertorio, dejando una panzada de rock sobre el escenario durante más de dos horas.
 

Vudú es una banda que viene desde el 2000 a paso firme. Con una reputación ganada a través de las numerosas presentaciones que ya han realizado en la ciudad de Buenos Aires, el paso por un recinto como El Roxy les daba, según dijo el cantante Ike Parodi, "un poco de cagazo"; injustificado claro está, ya que la banda se sube a las tablas y con su sonido le patea la cabeza hasta a sus propias madres.
 
  A las 21, ya con un Roxy Live completo, aparecieron Ike, Mario Laurino en la batería, Nahuel Antuña en bajo y Willy Echarte en la guitarra. Arrancaron con "Picaseso" canción de su disco del mismo nombre del 2006, y siguieron con "El chacal" de su último disco, La corte de la mediocridad, editado en el 2011. 
 
"Muchas gracias por estar todos hoy acá" dijo el cantante y siguieron sin respiro, dando en cada canción una demostración de lo que son capaces, tanto desde el lugar bien rockero al mejor estilo de los 70, como en alguna balada en la que Parodi se calza la electroacustica. "Espero que se escuche bien, y que la pasemos muy bien, hay dos horas de rock", advirtió Parodi, y la respuesta del público fue sumamente positiva. 
 
La pared formada por el bajista Nahuel Antuña y el guitarrista Willy Echarte sumada la voz de Parodi desvia la atencion del baterista, pero Mario no se queda atrás y demuestra estar a la altura, conformando un cuarteto sin desperdicios. 

Vudú ha generado una retroalimentación con el público porteño, al punto que muchos esperan que los rosarinos pisen Buenos Aires para ir a verlos; son un ejemplo de banda que ha sabido ganarse a la gente presentación tras presentación, y no dejan a nadie defraudado.
 
 Tras una hora intensa, pidieron cinco minutos y salieron del escenario. Volvieron con todo, y con algunas sorpresas. Una era la presencia de Toti y Fer, de Jóvenes Pordioseros. Ambos fueron anunciados pero faltaba Toti, quien se sumó cuando ya habían arrancado y luego de los constantes llamados.

Despues fue el turno del Negro García López, quien dijo que era la primera vez que los veía y que sólo había compartido escenario con el bajista Antuña. 
"La puta que son buenos estos rosarinos", exclamó el Negro y se prendió a una extensa zapada que dejó a todos maravillados y con ganas de más.
 
 
  Ya sobre el final y habiendo dejado todo, la gente parecía no querer irse y pedía más. "No suele pasar, pero nos quedamos sin repertorio" se excusó Willy, y "Que Sea Rock", el clásico de Pappo, fue el elegido para cerrar una noche redonda y a puro rock.
 
TODAS LAS FOTOS