Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Brancaleone

La pureza está en la mezcla

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Gentileza: Leandro Baglietto

08 de Septiembre, 2012

La pureza está en la mezcla

El grupo Brancaleone actuó el sábado por la noche en el escenario de La Trastienda Club, en el barrio porteño de San Telmo. Con un show intenso y ecléctico, la banda repasó temas de su discografía y presentó videos de su último disco, Insoportable.
 

Las luces del interior de La Trastienda bajan lentamente y el lugar está lleno. Se enciende la pantalla detrás de la batería, y el público festeja la proyección del reciente video de Brancaleone, “Todas las princesas del reino”, tema perteneciente a su último disco Insoportable. Esta es apenas una de las muchas razones que han congregado a tantas personas en el reducto de San Telmo; en las próximas dos horas el grupo demostrará que la celebración de la música, el baile y la mezcla de diferentes estilos e intensidades también son motivos para reunirse.
 
La banda aparece en el escenario, y descarga su fuerza con “Morir en Bolivia”, “Capocha rota” y “Viejo de mierda”. En el primer tema, el cantante Martín Dufou baja de las tablas para cantar y saltar junto a los que agitan muy cerca suyo (no será la única vez que suceda), y en “Viejo de…” la pantalla proyecta imágenes de Madres de Plaza de Mayo y la película “La noche de los lápices”.

La mixtura entre el rock y el folklore se hace presente de la mano de “Me gustaría”, “No voy a parar” y “Danza matanza”. El charango de Dufou actúa como punta de lanza de un grupo que se mueve con comodidad en este cruce de géneros, mientras el público baila y los bombos legüeros que interpretan toques de chacarera y malambo se adueñan del escenario. También se destacan, a lo largo de la noche, las intervenciones de Gonzalo Gutiérrez en armónica, matizando y dándole un color distintivo tanto a temas rockeros como folklóricos, y de Edgardo Bonani en teclados y acordeón.
 
“Esto está saliendo a través de Radio Nacional, así que es una responsabilidad grande para todos hacerle sentir a los que están allá lo que estamos viviendo acá, dice Dufou, y en el lugar parecen cumplir el mensaje al pie de la letra: el público grita por su grupo y canta cuando el vocalista les entrega literalmente el micrófono. En “Al trotecito” se suma como invitado Nahuel Amarilla, vocalista de La Perra que los Parió, y más tarde Leandro Kohon, armoniquista de El Bordo, para trenzarse en un furioso dueto de armónicas con Gutiérrez.
 
Luego de realizar una seguidilla de temas con guitarras crudas, en donde sobresalen los solos de Juan Argain, La Trastienda se vuelve una fiesta de la mano de “Torito” y su riff ganchero. “Tenemos ganas de abrazarlos a todos, esto es una alegría, quédense después del show”, suelta emocionado Dufou. La banda despide su gran noche arriba del escenario con “Tenerte”, y abajo, luego de cerrarse el telón, la fiesta promete continuar.
 
Brancaleone confirmó en el escenario de La Trastienda la fuerza y la originalidad de su ecléctica propuesta musical, desde el rock crudo y enérgico hasta canciones con indudables raíces folklóricas, y otras con aires de reggae y ritmos latinos. Con una larga trayectoria de actuaciones en vivo y  músicos que aportan su condimento particular logrando una sensación de unidad en escena, el grupo recorre a paso firme un camino que parece llevarlo a lugares cada vez más interesantes y estimulantes, tanto en lo musical como en lo que a crecimiento de público se refiere. 
 
TxT: Augusto Fiamengo
TODAS LAS FOTOS