Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

La Doblada

Oscuros y Unders

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Gentileza: Andrea Celis

22 de Septiembre, 2012

Oscuros y Unders

La Doblada presentó su disco Geografía Under con dos fechas en El Imaginario Cultural.  
 

Poner "me gusta" en la página de Facebook de La Doblada es de macho. Hay que bancársela, ante un nombre en primera instancia poco prometedor. Un ignoto lo primero que se imagina es a unos pebetes de flequillo, zapatillas de lona y birra en mano. La Doblada está lejos de eso, más cerca de sonidos que van por la psicodelia, el funk, el rock básico y el dark. 
 
Un sábado como cualquier otro transcurre en la intersección de Bulnes y Guardia Vieja. Pero en el sótano del Imaginario Cultural, con tan sólo dos luces, La Doblada presenta canciones de su último disco Geografía Under. La gente se amontona en el sucucho que funciona a la perfección en sintonía con los momentos más lúgubres de la banda.  

"Hace 18 años que tocamos en el sótano" recuerda a los presentes el cantante Javier Lecumberry conocido como Lecu. Al músico se lo ve cómodo porque no sólo esta al frente de La Doblada y también forma parte de la banda estable de Skay Bellinson, sino también es dueño del Imaginario Cultural. Así que está como en su casa.
 
Para empezar eligieron "Leslie", "Souvenir" y "El pibe buen día" de Souvenir Vol 1, el disco que en 2007 los trajo de regreso tras un break. La solemnidad de la banda por momentos se ve opacada por el histrionismo equívoco del cantante, quien se retuerce en la silla, levanta el teclado y no se saca los antejos durante toda su estadía sobre el escenario. Más tarde baja y se mezcla con el público canta, se pierde, se contonea. Los demás integrantes se quedan fijos en el lugar, pero no dejan de despertar miradas y el aporte de Ricardo Lestanguet en la trompeta es lo que genera por momentos esas reminiscencias funks o algún clima distinto donde uno menos lo espera. 
 
La guitarra de Oscar Reyna (también de la banda de Skay) le aporta virtuosismo a la banda, con sutileza en algunos solos que quedan justos en su lugar. En "Cricóptero" muestran su lado más oscuro, dejan todo en silencio y el "cri cri" de fondo por momentos se vuelve exasperante, en el buen sentido. 
 
Cuando había pasado más de una hora de show, la gente la gente pedía una y otra. Los músicos amagaron con un ya fue, pero regresaron para despedirse, sólo hasta el día siguiente, con una versión oscura de "Imágenes paganas" de Virus. 
TODAS LAS FOTOS