Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

The Rolling Stones Proyect

El jazz de Sus Majestades

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Beto Landoni

26 de Septiembre, 2012

El jazz de Sus Majestades

The Rolling Stones Project, la agrupación que reúne a músicos que acompañan a la banda inglesa en vivo y en estudio, se presentó en la Trastienda Club. Tim Ries, Darryl Jones y Bernard Fowler, junto a músicos locales, deleitaron al público con versiones en clave jazzera de los clásicos de Jagger y Richards.
 

Resulta una obviedad a estas alturas afirmar que Los Rolling Stones son una pasión argentina. Tantos estadios colmados en cada una de sus visitas, tanta devoción y locura desatada por sus fans, hasta la existencia de una subcultura stone que resiste al paso del tiempo, son sólo algunos hechos –importantes- que lo confirman. En el contexto de los festejos por el cincuentenario de la banda, y ante la expectativa que genera una posible gira mundial y su desembarco en estas tierras, la actuación de sus músicos sesionistas bajo el nombre The Rolling Stones Project parece la ocasión indicada para matizar la espera.
 
Pero esta no es una noche de miles de personas a los saltos o remeras agitadas por encima de los hombros. Es una velada de jazz, y la sobriedad domina la atmósfera de La Trastienda apenas se ingresa al local. Con la capacidad de la sala absolutamente cubierta, Tim Ries –saxofonista e ideólogo del proyecto- y Darryl Jones –el talentoso bajista que reemplazó al histórico Bill Wyman-, acompañados de músicos argentinos, deciden comenzar con una extensa interpretación de latin jazz, a modo de entrada en calor.

 “Gracias por estar aquí esta noche”, suelta tímido Ries y agrega “Voy a presentar a un músico que ha venido muchas veces a Buenos Aires”, y hace su aparición Bernard Fowler, el vocalista que luego de tantas visitas musicales y amistades cosechadas se siente definitivamente un local más. El grupo comienza a desandar el repertorio stone con “Honky Tonk Woman”, en el que Fowler, imponente por su presencia escénica, demuestra la generosa amplitud de su registro vocal y lo sentido de sus interpretaciones.
 
“Vamos a tocar una tema que grabamos en Brasil con Milton Nascimento”, presenta Ries y se trata de “Lady Jane”, una canción a la que el grupo le da un inconfundible toque latino, y en la que maneja con tremenda sutileza la intensidad elegida para cada parte del tema. Tim Ries pasa del saxofón al clarinete y se hace a un costado en el momento de los solos ejecutados por Hernán Jacinto (piano), Patricio Carpossi (guitarra) y Sergio Verdinelli (batería), los músicos argentinos que completan en esta noche la formación y que demuestran estar a la altura de las circunstancias, a partir del lenguaje musical que dominan y comparten con Ries, Jones y Fowler.
 
Queda claro que la apuesta de la agrupación pasa por darle a cada canción de la extensa cosecha Jagger/Richards un tratamiento especial dentro del amplio abanico estilístico del jazz, lo que confirman las versiones de clásicos como “Miss You”, con una extensa improvisación en la mitad del tema en la que cada músico parece correr en distinta dirección, y “Gimme Shelter”, que comienza como un reggae para luego estacionarse en el formato jazzero, mientras Tim Ries interpreta con su clarinete las partes vocales de Jagger.

Luego de una soberbia interpretación de bajo de Darryl Jones, festejada calurosamente por el público, Bernard Fowler afirma sin demagogia y visiblemente emocionado “Estamos tocando esto por todo el mundo, pero ustedes son los que más se merecen escucharlo, porque son los mejores fans de los Rolling Stones alrededor del mundo”. Es el músico más aplaudido de la noche, y tiene un motivo adicional para sentirse a gusto: la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires lo ha nombrado “Huésped de Honor”.

Luego de agradecer al público, el grupo toca “Babe Break It Down”, del disco “Voodoo Lounge” (1994). El momento más stone de la noche llega sin duda de la mano del tema elegido para la despedida: “Satisfaction”. Los asistentes aplauden y acompañan con su voz esta exquisita versión, y por unos minutos, sin dejar de lado la corrección y sus lugares, entonan el eterno riff de Richards como un verdadero himno y recrean el ritual de las legendarias noches en el estadio de River Plate. En el final, los músicos agradecen y prometen volver pronto. ¿Acompañados de “Sus Majestades Satánicas”? Es lo que el público argentino desea con fervor.
 
Resulta evidente por qué los miembros que conforman The Rolling Stones Project acompañan desde hace muchos años a la banda inglesa: se trata de excelentes músicos, de una altísima calidad, y que se mueven con enorme ductilidad a través de una amplia gama de estilos. Pero claro, las posibilidades de lucirse en forma personal teniendo delante a Jagger, Richards y compañía no son frecuentes, y ésta fue una interesante oportunidad para observarlos y escucharlos con atención desde el comienzo hasta el fin del show. Con trabajadas versiones de temas clásicos del repertorio stone, Tim Ries, Darryl Jones y Bernard Fowler ofrecieron un concierto memorable para quienes esperan ansiosos su retorno junto a “la mejor banda de rock ´n roll del mundo”.
 
Texto: Augusto Fiamengo
 
TODAS LAS FOTOS