Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Temple

Un arcoiris púrpura

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Gentileza: Leandro Baglietto

29 de Septiembre, 2012

Un arcoiris púrpura

Dos grandes exponentes del hard rock como lo son Walter Giardino y Joe Lynn Turner juntaron fuerzas y dieron un show plagado de hits de Rainbow y Deep Purple.

Si hay algo que Walter Giardino tiene claro, es que los gustos hay que dárselos en vida. Durante su exitosa carrera con su grupo Rata Blanca, ya compartió escenario con Tarja Turunen (Nightwish), Glenn Hughes (Deep Purple- Black Sabbath) y Doogie White (Rainbow). Como solista, tocó con Grahan Bonnet (Rainbow) y ahora debemos sumar a lista de invitados ilustres a Joe Lynn Turner (Rainbow- Deep Purple). Todos artistas –excepto Tarja- que tienen en común haber trabajado junto al guitarrista Ritchie Blackmore, del cual el joven Walter, se convertiría en discípulo, heredando su estilo musical, su carácter y su personalidad en busca de la perfección.

Alquimia sobre 6 cuerdas

La primera parte del show fue liderada por la música de Temple, el proyecto solista que Giardino encaró después de la separación de Rata en 1998, con una formación con caras conocidas como Danilo Moschen en teclados y Fenando Scarcella en batería ambos compañeros en Rata Blanca, sumando a Javier Barrozo en voz (Imperio, ex Lorihen) y Pablo Motyczak en bajo. “Cacería” encendió a la gente que colmó Vorterix seguido de “Sobre la Raya” con su denso sonido de viola. Giardino muestra en “Corte Porteño” su fusión de estilos y el manejo de la guitarra tocando en el solo, el tango “Canaro en París”, mientras la gente lo acompaña coreando la melodía. La fusión de Motycsak y Barrozo -quien recibió una gran ovación- con Scarella y Moschen es perfecta, bien aceitados y manejando varias texturas pasando de la balada “Azul y Negro” para cerrar con la certera “Héroe de la eternidad”, el setlist de Temple.

Larga vida al rock and roll

Y después el plato fuerte. Joe Lynn Turner arrebata el escenario, con la postura de una persona llena de seguridad, por el prontuario musical que lo acompaña: Lentes negros, campera y pantalón de cuero, tomando las voces de “Death Alley Driver”. Le siguen “Can’t Happen in Here” y “I Surrender”, dos temas que definen el estilo de Turner a la hora de cantar: Más melodioso, pero con mucho resto para cuando la cosa se pone más rockera y exige alaridos, pudrir la gola y ejecutar notas altas, como en el clásico heavy blues de Deep Purple, “Demon’s Eyes”.

Para seguir ampliando los matices del registro de Turner, la mid tempo “Street of Dreams, le calza genial y se vuelve a lucir. Durante el show hubo dos momentos que tocaron el nervio sensible de los que se acercaron a ver la unión de estas dos potencias: El primero se dio con el saludo de Joe a su amigo Jon Lord (tecladista de Deep Purple) recientemente fallecido antes de tocar “Perfect Strangers” y el segundo cuando antes del clásico de Rainbow “Man on The Silver Mountain” hizo referencia a otra gran pérdida para el género, como lo fue Ronnie James Dio.

El repaso por la carrera de Turner no dejó nada afuera. Los músicos de Temple se encargaron de “King of Dream” de su único disco con Deep Purple Slaves & Masters y “Spotlight Kid”, en la época donde Blackmore giró el timón, tomando como referencia a bandas como Boston y Foreigner que dominaban las FM. Y para sorpresa de muchos sonó “Deja vú” de Yngwie Malmsteen, del álbum Odyssey donde Turner aportó su voz, Walter la rompió toda con su versión, dejando un mensaje a la revista Rolling Stone por ubicarlo en el puesto nº14 en su top 100 de guitarristas nacionales: “Imagínense cómo tocan los otros 13.”. El final fue a puro Purple con “Highway Star” y “Burn” tema que el grupo británico decidió volver a tocar con Turner después del glorioso Mk III con David Coverdale. Broche de oro para una noche a puro hard rock.

Walter Giardino volvió a darse un gusto grande tocando con otro músico que lo inspiró en su juventud y dejó claro que a la hora de tocar, ni la pilcha de Blackmore ni la del Malmsteen, le quedan grande.
 

    
 




TODAS LAS FOTOS