Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

G3

Mi guitarra quiere matar a tu mamá

Cronista: Fernando Canales | Fotos: Beto Landoni

14 de Octubre, 2012

Mi guitarra quiere matar a tu mamá

John Petrucci, Joe Satriani y Steve Morse juntaron fuerzas e hicieron un show destinado a los fanáticos de las seis cuerdas.

Son las 23:30 y en el Luna Park todavía huele a pólvora, producto de las chispas que se sacaron John Petrucci, Joe Satriani y Steve Morse entre solo y solo en el final de su show, como parte del G3. Una idea que surgió de las mentes de Satriani y su alumno Steve Vai allá por 1996 y que desde entonces se encargan de configurar este ménage à trois de guitarristas de elite, por donde pasaron Yngwie Malmsteen, Paul Gilbert, Eric Johnson, Marty Friedman entre otros, sumado a los que siempre se negaron a tocar como Eddie Van Halen y Jeff Beck. Las reglas son claras: 45 minutos para cada uno y una jam final.

El viejo zorro sureño

Steve Morse -Deep Purple- es el primero en tomar el escenario, un violero con conocimientos enciclopédicos sobre el instrumento producto de sus horas de trabajo. Para esta gira eligió como ladero a un viejo conocido, Dave LaRue, un grandísimo bajista que ya había tocado con él en Dixie Dregs, en Fying Colors y en Steve Morse Band, en la que basó su set. “Name Dropping” con su marcado pulso de hard rock abrió el concierto, y siguieron “Highland Wedding”, una linda balada, y el característico groove del rock sureño de “On the Pipe”.

Aquí es donde Dave LaRue demuestra que no vino a cumplir un rol secundario, ya que con su bajo rellena todo los huecos, soleando, creando bases con slap y hasta haciendo un terrible unísono de tapping a la par de Morse en “Vista Grande” -casi que le roba el show-. En “Barroque ‘n Dreams” Morse muestra su faceta más clásica con reminiscencias a Bach, cerrado su participación con “StressFest” y “Cruise Control” de Dixie Dregs, certificando su manejo de varios estilos y que las canas no vienen solas.

Animación suspendida

El programa siguió con John Petrucci –Dream Theater- que antes de entrar, es recibido por una intro de canto gregoriano con orquesta, bien épico y fiel a su estilo. Acompañado también por Dave LaRue, más su colega de DT, Mike Mangini tocan “Damage control”, que le pone picante a la noche con su lado más progresivo. Petrucci aprovechó la ocasión para adelantar temas del nuevo material solista en el que está trabajando. Primero “Cloud Zen” – cualquier similitud con la intro de “Universal Mind” de Liquid Tension es pura coincidencia-, luego “Zero Tolerance”, un tema mid tempo con un gran trabajo melódico y por último “Glassy Eyed Zombies” –ni Petrucci puede escapar a la onda “The Walking Dead”-.

El neoyorquino completó su lista con dos temas de su disco Suspended Animation (2005): “Jaws of life”, con John enfundando una guitarra de 7 cuerdas y cumpliendo con el anuncio de “Pongámonos más heavys”, y el ya clásico “Glasgow Kiss” para terminar.

El boggie de Satch y Jam final

El pelado con sus inseparables gafas negras sin preámbulos lanza “Cool #9”, sutileza y control de la palanca de la guitarra combinados. “Satch boggie” con su riff entrecortado pone a la gente de pie seguido de la esperanzadora “Flying in a Blue Dream”.

En “God is Crying” se da un gran momento entre Satriani y su tecladista, Mike Keneally (tocó con Frank Zappa), a quien bate a duelo, haciéndolo emular cada link salido de su Ibanez. Mike ejecuta todo a la perfección hasta que Joe toca con los dientes, levanta los brazos victorioso y lo mira como diciendo ¿Y ahora? Keneally no se achica, encara y toca el piano con los dientes y se gana la ovación. El cierre es con dos piezas fundamentales para la historia de los guitarristas “Always with me, Always with you” y “Surfing with the alien”.

Satriani, Morse y Petrucci, los tres juntos en el escenario, repasaron temas que dieron forma al rock actual: “You Really got me” de The Kinks, “White Room” de Cream y “Rocking in the Free World de Neil Young, con el trío de virtuosos, soleando, zapando, armonizando y doblando sus violas; en definitiva, divirtiéndose, al igual que el público.
TODAS LAS FOTOS