Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Chimarruts

Fiesta brasileña en Buenos Aires

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Gentileza: Leandro Baglietto

21 de Octubre, 2012

Fiesta brasileña en Buenos Aires

Chimarruts, uno de los grupos de reggae más importantes de Brasil, actuó en La Trastienda Club. En el marco de la presentación de su último disco, So pra brilhar, los oriundos de Porto Alegre se lucieron en escena y tuvieron a Armandinho como invitado de lujo.
 

No quedan dudas: el público brasileño ha copado La Trastienda. Son pocos pero entusiastas los argentinos que esperan la salida al escenario de los músicos de Chimarruts, y el idioma portugués se escucha permanentemente. Pasadas las ocho de la noche la banda aparece, cada integrante toma su puesto con rapidez y el reggae se adueña del lugar. “Se for embora”, “O sol” y “Roots dance” son los temas que el grupo elige para comenzar su show en Buenos Aires, con una potente sección de vientos en la que se destaca el saxo de Ne, quien a lo largó del show también tocará flauta traversa y hasta rapeará.
 
“¡Gracias, que belleza! ¡Es una gran alegría estar aquí con ustedes!”. Con un clavel rojo en su cabello y un vestido floreado, Tati Portella, una de las voces de Chimarruts, agradece los encendidos aplausos al final de cada canción. El grupo arremete con un tremendo medley de Bob Marley, que incluye “Positive vibration”, “Stir it up”, “Is this love” y “Three little birds”. Rafa Machado, guitarrista y la otra voz del grupo, deja por un lado el centro del escenario y le cede el lugar a Tati, quien con su hermosa voz, su sonrisa cómplice y su permanente interacción con el público se luce en temas como “Versos simples”, que interpreta mitad en portugués y mitad en español, y “Mi girl”, el clásico de The Temptations, siempre en clave de reggae.
 
Llega el turno de “Iemanjá” y “Nova ordem” y con ellas delirio del público brasileño, que canta cada canción de punta a punta. Mientras tanto, los argentinos bailan. A lo largo del show destacan los finos solos de guitarra de Sander Frois, quien le imprime un sello distintivo a cada tema que interpreta Chimarruts. Entre el público, cerca del escenario, empiezan a flamear en el aire las camisetas de los dos equipos de Porto Alegre, Gremio e Internacional, y los músicos responden efusivamente.

       A continuación, dos clásicos de la música brasileña conmueven a todos los presentes: “Aquarela”, de Toquinho, y “Meu Erro” de Paralamas do Sucesso, que la banda liderada por Herbert Vianna supo versionar en español. El carisma y la voz de Tati Portella le hacen justicia a semejantes canciones, con una banda que suena ajustadísima como telón de fondo. 

        “Es muy bueno estar acá. Espero que sea la primera de muchas veces que toquemos en Argentina”, dice emocionado Rafa Machado, en un español recién aprendido. La banda amaga a despedirse con “Chapéu de palha”, pero regresa para continuar el show junto al popular músico brasileño Armandinho, quien desata una locura arriba y abajo del escenario con su baile, su canto y su arenga al público. Con el clásico “Deixa Chover”, Chimarruts decide despedirse y cerrar su visita a la Argentina, con la promesa de regresar pronto.    
 
Luego de presentarse en La Trastienda de la ciudad de La Plata y pasar por el escenario reggae del festival Pepsi Music, Chimarruts decidió concluir su paso por la Argentina en el clásico local de San Telmo. Con una numerosa formación de once músicos en escena y un sonido impecable, el grupo deleitó al público con un show extenso y alegre, en el cual combinó en muchos pasajes el reggae con el samba originario de Brasil. Cada uno de los integrantes de la banda tuvo su momento de lucimiento personal, y en conjunto pudieron demostrar por qué Chimarruts es una de las bandas más exitosas de su país, algo que en la música brasileña no es fácil de lograr. 

TxT: Augusto Fiamengo 
 
 
TODAS LAS FOTOS