Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Marea

Oleada de canciones

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Gentileza: Andrea Celis

27 de Octubre, 2012

Oleada de canciones

Marea se presentó en el Microestadio Malvinas Argentinas como parada obligatoria de su gira por Latinoamérica. Festejaron sus 15 años de carrera con el público argentino y amigos como La Renga, quienes sorpresivamente dieron un mini recital antes que la banda española deslumbre con tres horas de show.

Los que compraron la entrada y vieron los nombres de las bandas que teloneaban a Marea seguramente, se asombraron por su éxito reciente y por las diferencias de estilos. Si bien fue una buena oportunidad para que el público las conozca todos esperaban algún invitado más. El anuncio del recital decía “Marea y amigos”, y entre líneas se podía decodificar que algún rengo iba a caer, pero los invitados se multiplicaron.

Los que abrieron el show fueron los chicos de Salta la Banca, quienes  ante muy pocas personas pusieron la misma energía con la que hacen explotar cada uno de sus shows. El segundo turno le tocó a El Bordo, quienes agradecieron a la banda española por invitarlos a esta fecha tan importante. La gente se puso a saltar en cada tema y hasta armó un pequeño pogo, que llamó la atención entre los que poco a poco llegaban al predio. “De regreso", “Así” y “Tesoro” fueron algunos de los temas que tocaron, aunque el cover de “Que sea Rock” de Pappo fue cantada por todos y se llevó la ovación del público.

Entre pruebas de sonido y el público que coreaba “¡Marea, Marea!”, entra Kutxi Romero, voz líder de la banda española, (en short, ojotas y obviamente una copa en la mano) y dice : “Resulta que hay una banda que se quiere estrenar, se llama La Renga. Y ante el delirio de la gente agrega: "¡El que no quiere a la Renga no quiere a su madre!", con mucha firmeza y pasión.

La sorpresa y la alegría de la gente eran abismales, de golpe todo el campo estaba lleno y así empezó “Panic Show”. La banda agradeció compartir el escenario con sus amigos de Marea, y realmente se los veía contentos y el clima de familia se sentía en el aire. Como si los invitados fueran pocos, La Renga trajo a otro, quién ya es parte de todas las presentaciones que hacen desde que sacaron Algún Rayo: Nacho Smilari. Con él tocaron “Poder” y “La maldita máquina”, clásico de Billi Bond y La Pesada, ese supergrupo por el que como tantos otros pasó Nacho hacia comienzos de los ‘70. 

"La balada del diablo y la muerte" y "Arte infernal" cerraron este mini show de media hora, de fuerza y rock, sorprendente y siempre perfecto, para dejar el calor encendido en el público que ansioso esperaba a Marea.

A las 22:30 las luces se apagaron. Los gritos colmaron el microestadio y los Marea inundaron de rock el escenario con “Bienvenido al secadero”. Kutxi Romero, ahora con botas, jean y sombrero, junto con su banda (Alen Ayerdi en batería, César Ramallo y David Díaz ‘‘Kolibrí‘‘ en guitarra y Eduardo Beaumont ‘‘Piñas‘‘ en bajo y voz) le dedicó este recital a la familia de La Renga por su calidez humana.
El sonido en medio de “Que se joda el viento” les juega una mala pasada y se corta. Entre abucheos a los sonidistas y luego aplausos del público para alentar a la banda, que salió y volvió a entrar en menos de 10 minutos, retomaron el tema, para que la gente siga agitando desde abajo.

Romero no para de recitar versos de poemas antes de un tema o al finalizarlos, le pone una mística especial, hace viajar al público entre las alas de sus palabras: emociona, enamora, y hasta hace reír a su público al pedir  un cigarrillo a alguien porque por la crisis no hay plata, o preguntando si quieren que toque un tema de Los Wachiturros porque ellos ya se quedaron sin temas. 

El tono español le da un sabor diferente a cada tema, y ese timbre rasposo se luce cuando se se los escucha cantar, no sólo de la voz de Romero con “Ojalá me quieras libre” o “Mierda y cuchara”, sino también cuando  Piñas,  presentado por su compañero como “el mejor cantante del mundo” canta y contamina de amor el estadio con “Alfileres”.

Las tres horas de recital fueron un gran regalo, tanto para el público que no paró de cantar y poguear (en especial el viejo fan que cantó junto con los españoles ante una multitud), como para Marea que disfrutó cada minuto en arriba del escenario. Finalmente cerraron con “Marea”, y se despidieron de su público mientras sonaba de fondo “Black in black” de AC/DC.
 
TODAS LAS FOTOS