Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Lady Gaga

Diva de carne y hueso

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Beto Landoni

16 de Noviembre, 2012

Diva de carne y hueso

Por primera vez la reina de los monstruos se presentó en el país, y con sólo dos discos en su haber, se las arregló para dar un show único. 

 

Tener una idea, crear un mundo alrededor de eso, Lady Gaga pudo y puede hacerlo. No es este mundo, es un mundo de otra galaxia, esa es la idea de su teatralización durante el recital de un poco más de dos horas que brindó el viernes en el estadio de River. 
  
El campo lucía un poco vacío para la ocasión, desentonando con las plateas que sí estaban llenas. ¿El pop ya no vende? Madonna a duras penas tiene tres fechas confirmadas, contra las cinco explotadas que hizo con la gira de Hard Candy, y Gaga pelea por llenar un estadio: pareciera que este año la batalla la ganó el rock.
 
Aun así, no importaba la cantidad de público y el escenario estaba preparado para impactar: una especie de castillo medieval y tecnológico, que tenía lugar para los músicos ubicados en distintas áreas y para que los bailarines bajen, suban, aparezcan y desaparezcan según el momento lo indique. Gaga misma había dicho antes de sacar su disco Born this way que su espectáculo trataría de un matrimonio de la música electrónica con música épica, y algo de eso hubo durante el show.
 
Los Darkness, que por momentos nos hacen pensar que son los Moderatto ingleses, nos sacan esos pensamientos cuando calientan un poco a los monstruitos que esperaban a Gaga con canciones como “I Believe in a thing called love”. 
 
Finalmente, tras unas imágenes de Gaga que parecían el trailer de una película y una música clásica que nos sigue remitiendo a esa cosa de antigua modernidad, se apagaron las luces, y ahí apareció, vestida en un traje como un Alien de una estética a lo H.R. Giger. Tras un buen rato volvió con el primero de sus más de 15 cambios de vestuario, que incluye algunos de renombrados diseñadores.
 
 Todo el montaje tiene un objetivo: la historia de Gaga, quien interpreta a un ser de otro mundo, que es perseguida por otra Gaga interpretada en la imagen de una cabeza metida dentro de una especie de diamante, que cada tanto habla para seguir el relato de la trama. Cada canción tiene su montaje perfecto, desde una situación obvia como el nacimiento de Gaga en una especie de vientre o bolsa rosada  para “Born this way”, para los que le quedaba alguna duda. 
 
Es interesante como la cantante logra la cercanía con el público desde un lugar que uno no se imaginaría: “sé que los tickets son caros, por eso quiero dar el mejor show”, comenta, para luego agregar: “no me importa si mañana tienen que trabajar, esta es una gran noche”,

Después llega un momento con los fans, cuando baja de la nube y se muestra de carne y hueso, se sienta, se fuma uno, abre un regalo que es un paquete de yerba, (hay que aclararle que esa no se fuma).  Luego se para y quiere elegir tres fans de su monster pit, un lugar exclusivo para los fans que primero llegan y mejor se lookean. Entonces dos chicos y una chica son invitados a abrazar a Gaga, y estar junto a ella mientras entona una canción: “vos no te hiciste eso por mí, te lo hiciste por vos porque te queda genial” le dijo la artista al fan de mechón verde en el pelo.
  
 Metamorfoseada en una motocicleta, o cubierta con un vestido de carne la nueva Diva del Pop demostró por qué tiene sentido que la comparen con Madonna y cerró un primer y memorable show en la Argentina. 
 
TODAS LAS FOTOS