Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Norah Jones

Encanto de voz

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Anabella Reggiani

09 de Diciembre, 2012

Encanto de voz

Norah Jones pasó por la Argentina y en dos Luna Park completos, repasó su flamante Little Broken Hearts y recorrió parte de su carrera.
 

Hay mujeres que no hace falta que digan mucho, con apenas con una mirada entre pícara y tímida pueden decirlo todo. Si a esto le agregamos una voz que puede hacer que hasta el mismísimo Darth Vader se ponga de rodillas para declarar a alguien su amor, la combinación es definitivamente explosiva. Eso hace Norah Jones en sus conciertos, deja a todos atónitos y logra una intimidad y una conexión con su público que hace que todos permanezcan en silencio y se olviden que alrededor hay miles de personas; como si la cosa fuera sólo entre ella y cada uno de los espectadores. 
   
"Cold Cold Heart", cover de Hank Williams, dio el pie a la velada, que duraría sólo una hora y media. "Gracias" esboza cuando termina y cierra los ojos para recibir los aplausos, que por momentos le hacen sonrojar las mejillas. Todo sobre el escenario cierra, desde los pajaritos tipo origami que cuelgan sobre su cabeza, hasta las luces, que crean climas de una canción a otra. 

"What Am I to You?" y "Little Broken Hearts" la vieron sentada al piano, el que luego dejaría para pararse y tomar escena con una electroacustica; y a lo largo de la noche alternaría entre entre piano, teclado y guitarra. Aunque está acompañada de grandes músicos, a Norah le sienta bien la soledad y para "Don‘t Know Why", ella y su piano lograron que el público se sintiera más embobado aún.
 
"¿Conocen a Grateful Dead?" pregunta, mientras se acomoda y entona "It Must Have Been the Roses". Este no sería el último cover de la noche, también tendrían su turno "Black" de Danger Mouse, al que presentó con mucho cariño, y "Long Way Home" de Tom Waits. 
 
 La despedida y el regreso para bises fue algo breve y enseguida formó un semicirculo de pie con todos los músicos, para cerrar con "Sunrise", "Creepin‘ In" y "Come Away With Me". 
 
  La gente, que parecía en un sueño, se despertó para entender que era realidad: acababan de ver a Norah Jones y lo habían disfrutado muchisimo. Y en silencio, como se mantuvieron durante todo el show, se fueron disipando por Corrientes y por Madero.
TODAS LAS FOTOS