Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Ariel Pink‘s Haunted Graffiti

Contemporáneos de ayer

Cronista: Gentileza: Sebastián Barrera | Fotos: Gentileza: Prensa

12 de Diciembre, 2012

Contemporáneos de ayer

¡Alerta Hype! ¡Alerta Hype! Que no cunda el pánico que no es tan grave, pero ojito que esto no es para cualquiera. Ariel Pink‘s Haunted Graffiti se presentó en Argentina por primera vez para mostrarnos sus mil caras y lo bicho raro que puede llegar a ser.

Es lindo ver a un artista en su momento justo. Ariel Pink viene sacando discos de estudio desde el 2002 pero fue con Before Today (2010) cuando explotó y los medios especializados se derritieron con este muchacho tan especial que dice ser el gran representante del Chillwave, quizás el último gran estilo de la música indie. Chillwave, o no no-fi o glo-fi o como quieran decirle, se trata de un sonido con sintetizadores, filtros, voces lejanas con ecos y delays. Sería una mezcla de dream-pop, shoegaze y synth-pop, como ejemplos más reconocibles. Bandas como Toro y Moi, Neon Indian, DIIV o Washed Out son los claros abanderados de este sonido, pero fue Ariel Pink quien apostó un poco más y presentó grabaciones caseras que denotaban un claro sonido lo-fi generando un estilo único que fue acompañado por grandes canciones y lo mejor del pop de los ochentas.

Un Niceto repleto dio a entender las ganas de ser parte de este nuevo movimiento que está cosechando cada vez más artistas pero sobre todo seguidores. Un género fresco que si bien recrea sonidos pasados (Ariel siempre declara su amor eterno a Bauhaus y The Cure) ofrece lo mejor del sonido actual, con melodías pegadizas altamente tarareables.

Un total de 17 canciones en casi hora y cuarenta de show que tuvo un poco de todo. Un comienzo bien arriba con "Kinski Assasin", canción con la que suele arrancar todos sus shows; "Pink Smile" y "Is This The Best Spot?" para continuar con el pequeño boliche y dar paso a su repertorio más obscuro e interesante de este artista que juega con los falsetes y los ecos de su voz para generar ese sonido tan particular. "Symphony of the Nymph", "Beefbud", "Fright Night (Nevermore)", son claros ejemplos del chillwave que presenta y que en sus shows lo recrea a la perfección.

Ariel Pink llegó para presentar Mature Themes, su último gran trabajo que cosechó rosas por todos los medios especializados, que lo denominaron el padre del chillwave, cuando en realidad, y disculpen el nerdismo, lo hicieron los Beach Boys en 1970 con "All I Wanna Do" en su gran disco Sunflowers. Los chicos de California se adelantaron varias décadas para predecir lo que iba a ocurrir cuarenta años después, cuando el indie utilizó los mismos trucos y los mezcló con las facilidades tecnológicas del 2012, entre sintetizadores y efectos de todo tipo.

Público variado de chicos cool que me hicieron sentir un croto. Peinados, colores, zapatos extraños, collares y caripelas de todo tipo, como la de Ariel Pink que parece salido del Borda entre tanto movimiento eléctrico y sus falsetes exagerados. Todos contentos pero con calor en este verano complicado y Niceto que nunca nos va a poner un ventilador para soportar mejor las casi dos horas de show. Luego de 12 temas descansaron unos minutos para volver y despedirse con otras cinco, con "Round and Round" como canción obligada y corte de difusión de Before Today, además del gran final con "Baby", una hermosa canción que despidió a todos con su gran melodía.
TODAS LAS FOTOS