Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Alan Parsons

El monarca del Rock electrónico

Cronista: Gentileza: Juan Ignacio Babino | Fotos: Beto Landoni

27 de Septiembre, 2005

El monarca del Rock electrónico

Alan Parsons Live Project se presentó por cuarta vez en la Argentina en el Gran Rex como parte de su larga gira Sudamericana ante un público exaltado que colmó el lugar. Tocó todos sus viejos temas junto a los de su último disco A Valid Path

Se lo podía divisar tres escalones por arriba del resto como una figura inmaculada e inalcanzable, desde allí colgaba una guitarra y acariciaba un imponente teclado. Su voz es esa palabra divina que sólo aparece en los momentos precisos, pero lo que ella manda jamás encuentra objeciones.

Un selecto grupo de guerreros acompañan su cruzada por la conquista total de Sudamérica y esta batalla en el Gran Rex a los 20 días del mes de septiembre, también resultó victoriosa.

Alan Parsons Live Project se lució en la Argentina, ocho meses después de su última visita y en el mismo lugar, para hacer un repaso de todos sus hits además de continuar presentando su placa más reciente A valid path.

Siempre es un artista bien recibido y cuenta con el incondicional apoyo de sus seguidores con un promedio de edad de entre 40 y 50 años que llenaron el Rex. Por su calidad como ingeniero de sonido el show de Parsons fue muy pulido en ese sentido y cada uno de sus músicos (Godfrey Townsend en guitarra líder y coros, Steve Murphy en batería y coros, John Montagna a cargo del Bajo y coros, P.J. Olsson el efusivo cantante y Manny Focarazzo tocando teclados y también haciendo coros) demostraron su virtuosismo con sus instrumentos.

El lugar estaba completamente lleno y nunca se perdió la retroalimentación entre escenario-público. Esta banda experimental inglesa por momentos se pone popera para volver a ser experimental y luego rematar todo con un rock bien poderoso.

Lo que se pedía desde los micrófonos se hacía, Parsons solicitó que algunos de sus asistentes apaguen sus cámaras de video y con un “off, off” logró que las luces rojas se extingan. También cerca del final, Olsson ordenó que todos hagan palmas y que nadie quede en sus asientos y así fue; tuvo al teatro completamente de pie y aplaudiendo hasta que terminó el recital.

Esta leyenda que supo codearse con Los Beatles y Pink Floyd pasó una vez más por Argentina, sus fanáticos revivieron el final de los setenta cuando estaba todo por hacerse, donde el año 2000 (el tema “Yo, Robot” es un claro ejemplo de ello) era algo muy lejano y se lo imaginaba de una manera muy diferente. En fín, Alan Parsons, un artista íntegramente para nostálgicos.
TODAS LAS FOTOS