Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

El Otro Yo

Colmena de alegría

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Gentileza: Leandro Ciaffone

23 de Febrero, 2013

Colmena de alegría

En una noche bañada de nostalgia y dedicatorias, El Otro Yo celebró en el Teatro Vorterix los diez años del lanzamiento de Colmena, álbum fundamental de su discografía, al tiempo que comenzó además con los festejos de sus 25 años de vida.

Cuando llegó la noche del 23 de febrero de 2013, el Teatro Vorterix se inundó de repente de una ola de eterna adolescencia. Una mezcla de viejos fans y de los más nuevos, sumado al agite de globos amarillos, anticipaban que EOY festejaría la primera década de uno de los discos más importantes de la banda.

El show se retrasó más de lo habitual (quizás algún desperfecto técnico) y poco antes que el reloj de las 22 horas, la banda salió a escena con los ex Brujos Gabriel Guerrisi (Guitarra) y Ricky Rúa (Batería), los hermanos Cristian (Voz y Guitarra) y María Fernanda Aldana (Voz y Bajo), y como en los viejos tiempos, Ezequiel Araujo (Programaciones), quien participó en todas las canciones. El grupo oriundo de Temperley decidió para esta ocasión tocar el disco según el orden con el que fue editado, y por eso, “Virus” fue el tema elegido para arrancar la velada. María Fernanda vestida con una pollera negra, y haciendo alusión a una colmena (una remera amarilla llena de hexágonos iguales al arte de tapa del disco), tomó el poder del micrófono comenzando así los festejos. La segunda canción fue “Nuevo”, y antes de comenzar a cantar, Cristian le cedió su guitarra al primer invitado de la noche, Mariano Martínez, guitarrista y voz de Attaque 77.
 
“Calles”, “Bendición”, “Desatándonos”, “Perro e Inmaduro” (donde invitaron a Diego Vainer, productor de Colmena y quien fuera integrante por un tiempo hace unos pocos años atrás), fueron cantadas con fervor por ese público feliz que no paró de saltar en toda la noche. Antes de comenzar “Punk”, Cristian aclaró que si bien no le gustaban las dedicatorias, esta canción iba dedicada a Ricky Espinosa, ex cantante de Flema y quien se suicidó poco antes de que saliera el disco. “Cristian tenemos que grabar algo juntos”, dijo que le insistía Espinosa cada vez que se cruzaban, y sin querer, ese tema que hicieron juntos se convirtió en la última canción en la que el ex Flema grabó como invitado. 

Siguieron “Revolución Humana” y “Hoy Aprendí”, dos de esos temas que te hacen pensar mucho tus asuntos personales. En “Me Harté”, volvió a agarrar la guitarra Mariano Martínez para que Cristian se desatara de locura, al tiempo que en “Siberiano”, Araujo tomó el bajo mientras María Fernanda cantaba junto al público. “Viajero” fue otro de los temas dedicados, en esta ocasión a Gamexane, ex guitarrista de Todos Tus Muertos, quien falleció en noviembre de 2011. Además de admitir que fue uno de sus guitarristas preferidos, Aldana dijo que escribió la canción pensando en él.

“Bajo la Guerra” es el tema que cierra el álbum y además, la primera parte del show. Previo a esta canción el líder de EOY agradeció a todos sus fans: a los que siguen presente desde esos años, a los más nuevos y también, a los que ya no van a verlos, pero fueron fundamentales para el crecimiento de la banda.

Para el bis final, la banda tocó algunos temas de su último disco Quinta Dimensión, entre ellos “Saltar”, que interpretaron dos veces ya que fue filmado para un futuro video. Para sorpresa de todos tocaron “Extraterrestre” (del disco Mundo, 1995), y para cerrar, el doblete “No me importa morir” y “Alegría”. Para esta última, subieron Diego Vainer, Mariano Martínez y el tecladista de Richter, banda telonera de la noche, para darle un cierre altamente explosivo.

¿Por qué un disco puede llegar a ser tan importante para que se festejen los primeros 10 años de su edición? Algunos podrían medirlo por el crecimiento del público, otros por la cantidad de discos vendidos, pero para el EOY no solamente significó ese reconocimiento: Colmena es un disco muy importante para su público ya que para la adolescencia de una generación, sus letras sirvieron para lograr una identidad propia, y además una distinción, ya que a esos chicos raros no le gustaba la música que escuchaban todos. Por eso razón, ¡Feliz Cumple Colmena! ¡Qué cumplas muchos más!


TXT: Ariel Andreoli

TODAS LAS FOTOS