Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

El Bordo

Se desBORDO El Teatro

Cronista: Gentileza: Juan Ignacio Babino | Fotos: Beto Landoni

29 de Septiembre, 2005

Se desBORDO El Teatro

Durante el 23, 24 y 25 de septiembre El Bordo puso a prueba su poder de convocatoria y la prueba fue superada ampliamente. Miles de jóvenes pasaron por El Teatro para agitar con esta banda que se viene con todo y llenar todo aquel lugar que le pong



Fueron tres noches a pleno en las que El Bordo descargó sobre el escenario todo su rocanrol. La gente no defraudó (800 personas el viernes, 950 el sábado y 850 el domingo), desde temprano se acercó al teatro de Colegiales, armó el clima tanto afuera como adentro y cuando salió el grupo: estalló.

Algunos fanáticos estaban escabiando en los bares cercanos(porque adentro no vendían), otros esperaban en la puerta para entrar y unos pocos charlaban sentados dentro del local mientras cortaban papel de diario para el armado de “la fiesta”. El Bordo salió tarde, pasadas las 21, pero cuando El Bordo sale; sale en serio.

Un poco de música clásica sonó antes de que se abra el telón con “Aquella nochecita” para inmediatamente tocar uno de los temas de la próxima producción bordolina, “Silbando una ilusión”. El percusionista Ezequiel Puga a poncho y bombo trajo las primeras notas de “Mal Trago” que luego fue acompañada por la batería de Miguel Soifer y el coro interminable del público “Baila, Baila, Baila rocanrol. El Bordo baila su rocanrol”.

“Que bueno estar divirtiéndonos un domingo” -gritó el líder Alejandro Kurz- “una vez el cantante de una banda dijo que no sólo hay que ser feliz los viernes y los sábados sino el resto de los días también; esa persona era el Korneta de Los Gardelitos” , recordó Kurz para el aplauso total de todos los presentes.

La noche continuó con “El grito”, “Tesoro” (otro del disco que se viene), “Blues de Matanga” y “Donde Voy”; todos fueron aprovechados por los fanáticos para hacer círculos y chocar en un agite interminable.

“A mi favor” fue el cierre, que además tuvo un bis a capella en la despedida final cantada a coro con la gente que después la siguió entonando mientras esperaban el bondi o caminaban hasta sus casas.

El Bordo en siete años pasó de tocar para 20 amigos en un cumpleaños a juntar cerca de 3 mil personas en El Teatro. Igual parece que esto no es nada y estos chicos tienen mucho más para ofrecer. ¿Qué les deparará el futuro? Sólo ellos lo saben, por ahora una multitud está de su lado.
TODAS LAS FOTOS