Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Crashdiet

A puro Hard Rock

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Jose Fuño

08 de Marzo, 2013

A puro Hard Rock

Los suecos Crashdiet regresaron a la Argentina con su Hard Rock de spray capilar para presentar su nuevo disco The Savage Playground. 
 

El cambio de lugar fue el primer indicador positivo. Los Crashdiet habían venido por primera vez en el 2010 y mostraron su empatía con el público argento en el Roxy Live con una audiencia completa pero no excesiva. En esta oportunidad estaban anunciados en el Roxy de los Arcos, pero para sorpresa, seguramente primero de ellos, tuvieron que cambiar de locación hacia el Vorterix, aparentemente por una venta de entradas que así lo ameritaba.
 
Sin bandas amenizando la espera, un poco de Guns ‘N Roses hacía pasar  calor a un sinfín de chicas con calzas finamente engomadas y pegadas a sus nalgas. Ya sin música y con el telón cerrado, parecía que algo podía salir mal: se escuchaba un dejo de prueba de sonido que impacientaba al público y daba a pensar que estos fulanos podían no estar bien preparados. Pero una vez sobre las tablas demostraron todo lo contrario.
 
Una voz pseudo gutural indicó que ya era hora y salieron al escenario. Parece inevitable pensar como hace para ver y cantar Simon Cruz con tremenda cresta celeste que se posa entre sus cejas por sobre su nariz, y queda ahí, no se mueve. Se ve que estos chicos tienen a las mejores peluqueras del mundo, porque tanto Martin Sweet (guitarra) como Peter London (bajo) acompañan a Cruz corriendo de un lado al otro, agitan la bocha y demás, pero esos pelajes quedan firmes cual rulo de estatua durante la hora y media que duró el recital.

Crashdiet puede gustarte o no, pero suenan bien, demuestran que están ajustados y son poderosos sobre el escenario. Quizás para quien no conoce sea difícil distinguir entre una canción y la otra ya que todas tienen todas una estructura muy similar, pero no deja de ser llevadero. Sin más escenografía que dos pequeños telones que indican el nombre de su disco editado a principios de este año, The Savage Playground, comenzaron con dos canciones de esta placa "Change the world" y "Circus", además de tocar material de discos anteriores, como "Tikket" de Rest in Sleaze (2005).

El publico tenia esa rareza que lleva desde veteranos que extrañan sus épocas doradas del glam y hard hasta pre adolescentes que se identifican con toda esa extravagancia y maquillaje abultado. El recital es lineal, los músicos son mucha mueca y poca palabra. Son contadas son las veces en que Cruz se dirige al publico, pero no por esto deja de ser cordial, agradece que estén ahí y dice "sinceramente" que somos el mejor publico. 
 
Para hacernos pensar aún mas que estos muchachos mamaron de los 80, llega un momento en que todos encendedor en mano (sí, encendedor),  mueven los brazos de un lado al otro, al mejor estilo balada de Bon Jovi. Con una hora de show se fueron apenas unos minutos para volver y cerrar con su hit, una canción con un título un tanto explícito y controversial: "Cocaine cowboys".
 
Los saludos al público marcaron el final de un show que resultó efectivo para aquel que fue a disfrutar un poco de hard rock actualizado.
 
 
 
 
 
TODAS LAS FOTOS