Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Vicentico

Yo soy el cantante

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Gentileza: Andrea Celis

05 de Abril, 2013

Yo soy el cantante

Vicentico presentó en el Estadio Luna Park su nuevo disco de estudio, el quinto de su carrera solista, titulado 5. Durante dos horas de concierto, y ante un público numeroso, el vocalista de Los Fabulosos Cadillacs también repasó los clásicos de trabajos anteriores.
 

Ya no se trata del cantante de una banda consagrada que cada tanto, para tomar un poco de aire, decide abocarse a una carrera en solitario. No. Vicentico ha concentrado sus energías desde hace poco más de una década en cimentar un trabajo que lo tiene como protagonista excluyente, y en el medio ha retornado a su primer amor, Los Fabulosos Cadillacs, con sólidos resultados. Y su presentación en el Luna Park tendrá un poco de ambas cosas, que un público fiel festejará por igual.

El show se inicia con el in crescendo de “Soldado de Dios”, y continúa con “Un diamante” y “Fuego”. El primer momento que desata la ovación del público llega de la mano de “Ya no te quiero”, tema perteneciente a su cuarto disco Sólo un momento (2010). Vestido con camisa y saco negros, y una elegancia más propia de sus últimos años como solista, Vicentico se cuelga alternativamente la guitarra y camina el escenario con la soltura que dan más de veinticinco años de trayectoria.
 
“Es un grandísimo placer y un gran honor poder cantar esta noche para ustedes. Estamos muy agradecidos por su presencia. Quería aprovechar este momento para presentarles a la señora Valeria Bertuccelli”. Vicentico introduce a su esposa, la reconocida actriz de cine y televisión, quien participó como cantante en dos temas de 5: “No te apartes de mí” (del músico brasileño Roberto Carlos) y “Esto de quererte”. Tímida, como pidiendo permiso, Bertuccelli acompaña a su compañero de una manera muy lograda. No hace falta un beso entre ellos: sus miradas cómplices, sus gestos, la cercanía de sus cuerpos sobre el escenario lo expresan todo. Son algo así como la versión argentina de Johnny Cash y June Carter.
 
El primer momento “Cadillacs” de la noche se hace presente con “Siguiendo la luna”. Vicentico, solo con su guitarra sobre el escenario, regala una emotiva versión, descarnada, acompañado por la voz del público. Luego llegan dos clásicos del cancionero popular en Argentina: “Algo contigo” (de Chico Novarro), con Sufián Cantilo en teclados, y “Paisaje”, una versión de la canción compuesta por Franco Simone que popularizó en nuestro país la cantante tropical Gilda. Vicentico las hace propias con su voz inconfundible. Por su parte, “La tormenta” cuenta con un gran solo de guitarra de su hijo, Florian Fernández Capello.
 
Resulta muy divertida la forma en que el músico se comunica con su público: con una solemnidad que apenas esconde su tono irónico, devuelve todos los comentarios que surgen desde distintos lugares del estadio. Sin apelar a la arenga fácil, Vicentico pone a bailar a todo el Luna Park con “Morir a tu lado”, “Creo que me enamoré” y “Tiburón”, esta última del compositor panameño Rubén Blades. 

Luego de la clásica despedida y retorno al escenario, Vicentico se pone serio. “Este es un instante que no se repite nunca más en la vida. Les pido un momento de silencio, para tratar de crear nuestra propia tormenta espiritual, una tormenta de amor y cariño entre nosotros”. Ese mismo silencio lo interrumpe la banda con “Los caminos de la vida”, una canción que levanta al público de sus asientos para bailar y cantar en un final de tema que se extiende a través de su estribillo. Los músicos se despiden, pero Vicentico todavía tiene más para entregar. Se cuelga la guitarra e interpreta junto a su hijo el clásico de clásicos: “Vasos vacíos”. Florian ejecuta bellos fraseos con su guitarra eléctrica, y abrazo final entre ambos emociona. Ahora sí, absolutamente solo, el cantante apenas rasguea su instrumento para acompañar a los espectadores en “Yo no me sentaría en tu mesa”, y ese eterno coro cadillac cierra una noche de alto vuelo en el Luna Park.
 
 
Mucho ha cambiado en el enfoque musical de Vicentico desde sus comienzos como solista hasta la actualidad. De una formación donde los percusionistas eran mayoría, ha mutado a una banda que en vivo presenta tres guitarristas, y en la que por momentos él se suma como cuarto ejecutor. Así y todo, la búsqueda sigue siendo la misma: la canción. Con un show que invitó más a escuchar que a bailar, Vicentico presentó un nuevo trabajo que demuestra, a través de canciones frescas, grandes estribillos y una voz inconfundible, la existencia de un estilo personalísimo, que definitivamente lo convierte en un clásico de la música argentina y latinoamericana de las últimas décadas.    

TxT: Augusto Fiamengo
TODAS LAS FOTOS