Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Keane

El encanto de las canciones

Cronista: Redaccion El Bondi | Fotos: Jose Fuño

11 de Abril, 2013

El encanto de las canciones

Keane regresó a la ciudad mágica de Buenos Aires en el marco del Strangeland Tour. Crónica y fotos de su tercera visita al país.

Había expectativa en Argentina por ver a una de las bandas británicas más exitosas de los últimos años. Aquí donde tenemos problemas con los ingleses pero no precisamente en el campo musical, más bien todo lo contrario. El estadio Luna Park estaba repleto y ansioso, esperando por la aparición de los cuatro de Battle, bajo el sol de la escenografía que ilustra Strangeland, último álbum de Keane e insignia del tour que los trajo de nuevo a estas tierras.

"Buenos Aires is a magical city", dijo el cantante Tom Chaplin al saludar al público, luego de que junto a Tim Rice-Oxley, Richard Hughes y Jesse Quinn dieran comienzo al concierto con una combinación de canciones emotivas y muy festejadas por parte de los espectadores: "You are young", del reciente Strangeland, y el clásico "Bend and break", del primer disco Hopes and fears, de 2004. Aquellos fueron dos rasgos que pintaron la noche porteña de Keane, la emotividad generada por la banda y la devolución de la gente, con quien Chaplin estableció un vínculo romántico a juzgar por sus palabras, al borde de la demagogia.

Pero el constante reconocimiento se debe a otro rasgo de la banda y asimismo el más importante de ellos: las armonías iluminadas y encantadoras de sus canciones. La capacidad de los músicos para crear melodías que llegan tanto como las letras de encuentro y desencuentro, a provocar sensaciones que emocionan hasta el lacrimoso parpadeo de los fans. El sonido de las teclas comienza a caminar por un sendero musical simple y ascendente, al que luego se le suma la voz de Tom Chaplin, la gran protagonista de la noche. Los registros le pertenecen y los lleva hacia donde quiera en las alturas al cantar. Entran en juego la batería y el bajo de Hughes y Quinn, que funcionan como base y sustento para una formula que les dio millonarios resultados. Lo de Tim Rice-Oxley en el teclado es sobresaliente: es la guitarra de una banda de rock, de igual manera en la conducción musical de la canción como en los momentos donde se requiere un solo deslumbrante.

La lista de Keane en el Luna Park incluyó temas de sus cuatro producciones discográficas: De Strangeland sonaron "On the road", "Disconnected", "Sea frog", "Silenced by the night" y "Sovereign light cafe"; el último disco tiene una implícita conexión con el primero Hopes and fears, del que se escucharon "Bedshaped", "Somewhere we only know", "We might as well be strangers", "This is the last time" y "Everybody‘s changing". La segunda placa del grupo británico fue titulada Under the iron sea (2006) y para el repertorio de Buenos Aires las elegidas fueron "Hamburg song", "Is it any wonder?", "A bad dream" y "Crystal ball" para el cierre del show. De Perfect symmetry, álbum del 2008, sonaron el tema de nombre homónimo y "Spiralling".

Keane se presentó por tercera vez en Buenos Aires, en una noche tan cálida como emotiva. Una vez más, la banda británica demostró por qué es una de las más exitosas de las islas. El reencuentro del conjunto liderado por Tom Chaplin y su público fue perfecto, coronado en la ovación mutua en el final del show.
TODAS LAS FOTOS