Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Sin Ley

Sentir que 25 años no es nada

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Jose Fuño

27 de Abril, 2013

Sentir que 25 años no es nada

Una vez más Sin Ley llegó al Teatro de Flores con su punk rock y su sello personal para confirmar que sigue siendo uno de los grandes exponentes del género, y que sus fans van a seguir bailando pogo por mucho tiempo más.

La noche llegaba a Buenos Aires con una lluvia que prometía que iba a durar toda la madrugada, pero esto al barrio de Flores no le importaba: la distorsión se estaba haciendo sentir desde temprano. A las 19 horas, Hospital Mental era la primera banda que subía a tocar. Luego sonaron Explenden y Los Mentirosos que con dos sets demoledores se encargaron de dejarle todo servido para que saliera Sin Ley en acción.
   
Los fanáticos empezaron a caer rápido y en masa, ya que pasadas las 21 (puntualísimo), Dudú (voz), el eterno Curly Curley (guitarra y voces), Gomita (bajo y voces), Chapu (Percusión), Javi (segunda guitarra) y Mariano (batería) salieron a escena. Cuando sonó la frase “Canela, dulce canela tendrá lo suyo el que espera” de "Pistolazo", el primer pogo grande llegó. A esto le siguieron temas como “Una y otra vez” y “Cuanto mal”, muy festejadas por su público. 
   
“Somos Sin Ley”, dijo Dudú presentando a la banda oriunda de Quilmes después de tanto descontrol, y la gente estalló al compás del clásico “Oooh vamos los Sin Ley!”. “Dos en la galaxia” fue la primera canción que sonó de su último álbum de estudio Delirio Fatal Agitado, seguido por “No tengo amor”, del mismo disco, y “Perra” que desató un caos infernal, en el que el pogo y el mosh eran los principales invitados para la ocasión. 
   
“No tengo mucho que decirles, solo agradecerles por haber venido”, decía el frontman del grupo, y se despachó con ”Se me olvidó”, del último álbum. Previo al bis, “No me drogo más” y “A los chicos de mi barrio” fueron los temas más saltados, junto a una seguidilla de temas del disco A 1000 del 3000, como “Modelo 96”, “Una vez más” y “Hard vacation”. Para el final, decidieron desearle la prisión al nuevo Papa Jorge Bergoglio, para luego despecharse con una versión muy poderosa de “Toda la gente”.
   
Las bodas de plata pueden llegar para cualquier banda, pero para Sin Ley, tantos años de independencia significan reafirmar en cada show que el punk rock y el barrio siguen igual de vigentes que en los contestatarios ‘90s.

TXT: Ariel Andreoli 
TODAS LAS FOTOS