Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

T.S.O.L

La libertad segun pasan los años

Cronista: Gentileza: Paula Claro | Fotos: Barbara Sardi

13 de Junio, 2013

La libertad segun pasan los años

T.S.O.L. (True Sounds of Liberty ) pisó por primera vez la Argentina con la formación de principio de los 80´s. Un repaso por la nostalgia, y algunos temas nuevos, de una de las bandas que marcó el hardcore punk.

Este es un evento social. Un Niceto colmado por hombres de entre 30 y 40 largos. Las remeras ya no quedan igual, los tatuajes se ven un poco gastados, pero parece que el espíritu esta intacto. ¿Se habrán preguntado a sus 15 años si verían a T.S.O.L. alguna vez? Hablamos de una época en la que había que copiar casettes y enterarte las cosas por algún beneficiado que conseguía traer algo de afuera: el melómano de los 80 era un artista. Y estos muchachos vienen recopilando recitales del baúl de los recuerdos. No hace mucho los legendarios Bad Brains colmaron Groove, y el mismo público estuvo este jueves en Niceto.
 
Tras el paso por el escenario de los locales Juvenillia y Satan Dealers, sin mucho preámbulo T.S.O.L se apersonó en el escenario. El primer impacto cuando se va a ver estas bandas es ese dejo de nostalgia, de verlos ya grandes, ocultando sus cuerpos en un traje y con una energía desmejorada por el paso de los años. Esa primer parte siempre cuesta, pero a medida que pasan las canciones es cuestión de acostumbrarse. 

True Sounds Of Liberty cambió muchas veces de formación, y en esta oportunidad vino la que la que la mayoría quería ver: Jack Grisham en el micrófono, Ron Emory en la guitarra y Mike Roche en el bajo; aquellos que sacaron discos como Dance with Me (1981) y Beneath The Shadows  (1982).
 
"Es bueno estar aquí después de 30 años, les queremos agradecer por no habernos olvidado" dice Grisham, y sabe que forma parte de la nostalgia colectiva. La banda suena con el oficio que le dan 30 años de carrera, aunque por momentos la voz se pierde porque Grisham queda medio afónico. 
 
La lista de temas fue cuestionada. Los momentos álgidos se los llevaron "Dance with me", "Sounds of Laughter" y "Die For Me", todas del mencionado Dance with Me. El cierre con "Code Blue", una canción que habla sin desparpajo de la necrofilia, dejó al público con muchas ganas de más. Pero los músicos se fueron del escenario sin siquiera dejar librada la posibilidad de volver por unos bises. 

El show de T.S.O.L. fue corto, una hora y un poquito más, pero bastó para revivir viejas épocas y encontrarse con amigos. Es que estos recitales revuelven entre lo dulce del recuerdo y lo amargo de ver el paso del tiempo.
TODAS LAS FOTOS