Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Slipknot

Estos tipos no son ningunos caretas

Cronista: Gentileza: Juan Ignacio Babino | Fotos: Beto Landoni

05 de Octubre, 2005

Estos tipos no son ningunos caretas

Slipknot estuvo por primera vez en Buenos Aires como parte del “Subliminal Verses World Tour” . Lograron desquiciar Obras con su espectacular show y dejaron más que satisfechos a todos los fanáticos que los estaban esperando con gran expect

Qué amante del metal no paró la oreja y se sorprendió cuando en el último año de los ´90 llegó al país el primer material de la banda estadounidense Slipknot. Nueve tipos a los que no se les conoce el rostro, se identifican por números (del cero al ocho), usan mamelucos y se ponen máscaras que parecen salidas de la peor pesadilla.

Esa música machacante, enfermiza, gritona, a veces electrónica, bien pesada y con una clara influencia de Death Metal; sonaba muy bien en el disco, pero la pregunta obligada por aquel momento era: ¿cómo sonarán en vivo?

Entonces llegó el primer video (“Wait and Bleed”) y a la fuerte imagen de la banda como al buen sonido, se le tuvo que sumar la demencia que generaban en el público. La retroalimentación era una experiencia única en cada presentación de este grupo proveniente de Des Moines, Iowa.

Cuando se apagaron las luces del estadio Obras Sanitarias la intro del último disco “Prelude 3.0” , aniquiló una larga espera de miles de fanáticos. El recital de Slipknot confirmó que hay un gran público local sediento de Nü Metal.

“Buenos Aires no sabes lo que te espera” , parecían decir cuando salieron sigilosamente los nueve integrantes con sus máscaras nuevas y overoles negros para presentar su último disco “Vol. 3: The Subliminal Verses”.

Abrieron con el tema “The Blister Exists” , pero en realidad todo comenzó con “(sic)”. Cada una de las canciones del homónimo primer disco oficial (recordemos que la primera producción real fue auto-producida en 1996 y se llama “Mate. Feed. Kill. Repeat”) fueron los que mayor respuesta obtuvieron por parte del público.

Entre la gente estaban los músicos de Horcas, Carajo, A.N.I.M.A.L., Shaila, entre otros; rompiéndose la cabeza con Slipknot, firmando autógrafos o saludando a aquellos que los reconocían.

“Buenos Aires, ¿cómo estás?” , preguntaba el líder Corey Taylor en un español que parecía practicado pocos minutos antes. La respuesta inmediata por parte de los fanáticos era el “Olé, olé, olé, olé; Slipknot, Slipknot” , con las manos en alto haciendo cuernitos o “fuck you”.

“Left Behind” , el que había sido el primer corte del segundo disco “Iowa”, fue el tema más coreado junto a Corey que estiraba el micrófono para que todos canten. Unos que también se estiraron fueron dos chicos que haciendo “mosh” pudieron chocarle la mano al cantante y después volvieron al campo sin poder creerlo.

Fue en “Spit it Out” cuando Taylor se puso en cuclillas y pidió que todos lo imiten. A la voz de “Salta, salta” logró uno de los pogos más grandes de la noche.

Luego el público en su mayoría comenzó a pedir “Wait and Bleed” (la canción más conocida y significativa de Slipknot) y llegó después de “People=Shit”.

“Este tema se llama Surfacing” , gritó desencajado el líder; y así se despidieron del público que no quería retirarse de ninguna manera del estadio.

Realmente la espera fue muy larga. Slipknot es tal vez la versión más extrema (aún más que Static X, Coal Chamber y Mudvayne) de este estilo nacido en Estados Unidos llamado Nü Metal que tiene muchos adeptos en el país, pero que no son visitados muy seguido.

Lo que se volvió a demostrar (ya había sucedido con Deftones en 2001) es que la gente que escucha este tipo de música es mucha y deja todo frente al escenario. La ansiedad está, los fanáticos también, tal vez haga falta que más empresarios se despierten y sepan explotar este espacio que hasta el momento se encuentra muy olvidado.
TODAS LAS FOTOS