Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Eruca Sativa

Explosión Sativa

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Alan Guex

19 de Julio, 2013

Explosión Sativa

El viernes 19 de julio, Eruca Sativa salió a reafirmar su enorme presente con un Vorterix colmado, su sonido de power trío intacto y las ganas de demostrar que no paran de crecer.

Pasadas las 21, el viejo Teatro de Colegiales era la contracara de un frío que helaba en las calles porteñas: con entradas agotadas, la gente se amontonaba para tener una mejor ubicación, coreando cantitos para matar la espera. Lula Bertoldi (voz y guitarra), Brenda Martín (bajo y coros) y Gabriel Pedernera (batería) aparecieron en el escenario al ritmo de “Mi canción”, para que el público le conteste con un fuerte “Y dale, y dale, y dale Eruca, dale!”, lleno de emoción y euforia. Para seguir bien arriba siguieron con “Calma” y “Desdobla”, donde la gente estalló y fue imposible no saltar al compás de las salvajes melodías.

Bertoldi entiende que hablar desde el escenario le roba mucho tiempo para tocar, así que el primer saludo (y uno de los pocos) lo dijo en la mitad de la espectacular versión de “El genio de la nada”, y fue un simple pero sincero: “¡Buenas noches, Vorterix!".
 
“Esto es una señal: Siempre hay tiempo para otro final”, gritaba la cantante mientras sonaba “Tu trampa”, una de las canciones más festejadas de la noche. Previo a “Antes que vuelva a caer y “Eco”, los integrantes se presentaron y pidieron un aplauso por este buen momento que estan viviendo como banda de rock. Para que Bertoldi y Martín se lucieran sobre las tablas, sonaron “¿Cómo vas a hacer?” y “El Balcón”, dos temas que te hacen mover la cabeza instantáneamente con sus respectivos solos.
 
Para el final, la banda no quiso frenar y sonó de manera fuerte y explosiva, así que de repente el bajo dejó sordo a más de uno y musicalizó el lugar con las primeras estrofas de “Para que sigamos siendo”, acompañado por una batería donde Pedernera supo demostrar que le sobran dotes para estar detrás de los parches. Sin un bis, de corrido y super enérgico, se despacharon con versiones totalmente poderosas (al mejor estilo Cabezones en sus mejores épocas) de “La Carne”, “Fuera o más allà” y “Queesloquepasa”, que descontroló a la masa porteña que los fue a ver, y sólo dejo tiempo para un cierre con ellos tres abrazados, sonrientes y felices saludando a su público.

Eruca Sativa contiene en sus músicos y en sus melodías una fuerza incontenible que pocas veces se puede encontrar. En cada presentación, la banda conquista a quien la ve por primera vez, y deja más enamorado a aquellos que la siguen desde hace un tiempo. Una chica que paseaba por el Vorterix se preguntaba: “¿Cómo pueden sonar así si sólo son tres?”. La realidad es que eso no se puede explicar: hay que pagar la entrada, ir a verlos y dejarte llevar por esa energía, porque la leyenda de esta banda cordobesa está escribiendo las mejores páginas de su historia.

TxT: Ariel Andreoli 
TODAS LAS FOTOS