Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Bill Gould

Somos como tú, el peor ejemplo

Cronista: Sergio Visciglia | Fotos: Anabella Reggiani

31 de Julio, 2013

Somos como tú, el peor ejemplo

Billy Gould, exbajista de Faith No More, visitó Buenos Aires con su show conceptual multimedia titulado Talking Book. Acompañó con creces la banda chilena Como Asesinar A Felipes.

Entrar a The Roxy Live y ver a tres tipos sentados en un escritorio con sus computadores portátiles, las luces bajas y un particular sonido de fondo, nos puede hacer pensar que estamos a punto de presenciar un noticiero en vivo o algo así. Por suerte no vemos ni a María Laura Santillán ni a Santo. Las imágenes de fondo nos empiezan a decir algo: todo está digitado, eso raro que estamos escuchando sí, sale de las computadoras (el festín que se hubiera hecho Pappo), y está perfectamente sincronizado todo lo que oímos con lo que vemos. ¿Qué oímos? ¿Qué vemos? No importa, viajemos.
 
El mini espectáculo multimedia de Billy Goud, bajista de Faith No More, titulado “Talking Book”, funciona de maravilla a lo hora de sorprender y proponer divagar a los presentes, que de a poco van cayendo al boliche rockero de Palermo el miércoles por la noche, la mayoría seguidores de la reconocida banda, que vienen a chusmear, como asomándose a tratar de entender de qué se trata.
 
El tridente (¿compu trío?) se completa con el artista conceptual Jared Blum y con el músico Dominic Cramp, los minutos pasan, las imágenes se suceden (algunas pelis de Fellini parecen asomarse en la pantalla, pero quien escribe reconoce saber más de música que de cine) y el sonido acompaña. Si no entraste en el trance, mejor saludá y retírate.
 
Como Asesinar  A Felipes es la banda chilena que hace de anfitriona en la capital argentina, y se encargará de cerrar la velada en una nueva visita al país. No es casualidad su presencia, ya que los chilenos son parte de la troupe de Koolarrow Records, sello independiente creado por el bajista luego de la disolución de Faith No More. Así es que entonces las dos bandas interactúan en el intermedio, y luego Gould se sube a tocar el bajo en medio del set de Los Felipes.
 
Una sólida base de bajo, batería y teclados marca el camino de un show de gran calidad no apto para quien intenta ponerle un nombre a la música que hace una banda. La experimentación incansable se entremezcla con una base rítmica que constantemente coquetea con el jazz, se sienta sobre él, para que un DJ y la voz de Koala Contreras decoren la propuesta. Pero la modulación rapeada del cantante hace que el hip-hop aflore sobre la superficie y las letras tengan algo que decir, dedicando canciones a los trabajadores y a los estudiantes, y escupiendo frases como “somos como tú, el peor ejemplo”, en “La puerta no se abre sola”.
 
La banda llega con su flamante álbum Comenzará de Nuevo (2013), pero también se harán presentes las placas anteriores, Un Disparo Al Centro (2009) y Colores y Cadáveres (2011), dos discos similares pero diferentes. Aquella mezcla citada en el párrafo anterior es lo que hace de esta banda algo distinto a cualquier otra. Si uno se detiene a escuchar la base puede viajar a clásicos jazzeros de los años ’50, pero si atiende a las letras se acerca en el tiempo al sonido urbano latinoamericano del siglo XXI. En el medio, una conjunción de experimentos y estilos, y un DJ enfermando aún más la escena.
 
Un rockero reconocido mundialmente perdido un día de semana en medio de The Roxy Live, computadoras, sonidos e imágenes flasheras, una banda chilena distinta a cualquier otra de estas latitudes, jazz, hip hop, experimentos. ¿Qué más?
TODAS LAS FOTOS