Revista El Bondi - 15 AÑOS DE ROCK
Seguinos en

Coti

La fábrica de hits

Cronista: Gentileza prensa | Fotos: Anabella Reggiani

22 de Agosto, 2013

La fábrica de hits

El músico rosarino actuó en el Teatro Gran Rex para cerrar oficialmente el tour en el que presentó su último disco, Lo dije por boca de otro. En un  show extenso y con muchos matices, también repasó sus creaciones popularizadas por Diego Torres y Julieta Venegas, entre otros. Eruca Sativa y Los Tipitos fueron los invitados.

Pasadas las nueve y media de la noche en una Buenos Aires que congela con su frío polar, una gran cantidad de público se congrega en la sala del Teatro Gran Rex para recibir no sólo algo de calor corporal, sino ese abrigo que en ocasiones parecen brindar las canciones. Y Coti, un reconocido y experimentado arquitecto en la materia, lo convidará a lo largo de casi dos horas y media de show impecable y vertiginoso.
Impecable, por la calidad del sonido durante todo el concierto, por la puesta en escena -en la que destacan las imágenes proyectadas sobre una enorme pantalla en el centro del escenario y los juegos de luces- y por la solidez de la banda que acompaña al rosarino; y vertiginoso, por la rapidez con la que se suceden las canciones y los climas que propone el grupo. El resultado: un show cuya intensidad no decrece, sino que se mantiene de comienzo a fin.
 
El concierto comienza con mucha energía, y se destacan “Algo está cambiando” y “¿Dónde están corazón?”, pertenecientes al último disco de Coti, Lo dije por boca de otro, y el músico invita al público a pararse y bailar. “Estamos muy contentos, de verdad, de estar tocando esta noche en Buenos Aires. Siempre que vuelvo aquí es una alegría”, confiesa el músico.

“Hoy quiero presentarles a un grupo que me voló la cabeza, que va a dar mucho que hablar, y tiene una carrera interminable por delante”. Con estas palabras, Coti presenta a Eruca Sativa, los primeros invitados de la noche. La banda del rosarino deja el escenario y cede su lugar al trío originario de Córdoba, que interpreta junto a Coti una hermosa versión de “Amor ausente”, de Facundo Toro, y “Olvidarla”, del propio rosarino. Los músicos se lucen y el público responde con un aplauso cerrado.
 
Para el segmento intermedio del show, la banda elige el formato acústico, y se reúnen todos en torno a Coti para tocar, entre otros temas, “Andar conmigo”, popularizado por la cantante mexicana Julieta Venegas, y “Tu nombre”. Se destacan las guitarras de Silvio Furmanski y Palmo Addario, y la bella voz de Luna Sujatovich, un complemento ideal en el dúo vocal que conforma con Coti. Luego llega lo que comúnmente se denomina en el ambiente musical como una “catarata” de hits: “Solamente vos” (la cortina de la novela diaria protagonizada por Adrián Suar y Natalia Oreiro), “Antes que ver el sol”, “Nada fue un error” y “Color esperanza”. Éste último tema suena en versión funk, muy alejado del ritmo en que Diego Torres lo convirtió en un clásico. Existe la tentación de afirmar que Coti canta esta canción con mucha naturalidad, casi como si fuera propia; y al segundo, se cae en la cuenta de que efectivamente es así.
 
La banda deja nuevamente el escenario, y Coti se queda solo con el público, para contarle, acompañado de su guitarra acústica, historias que tienen como protagonistas a Antonie de Saint-Exupéry, personas sin recursos que duermen en la plaza Barrancas de Belgrano y amores distanciados por el exilio. El Gran Rex se convierte en una especie de habitación donde reina una intimidad compartida por miles de asistentes.
El grupo vuelve a ocupar sus lugares, y con ellos vuelven los hits que cierran la velada: “Dónde van”, “Lento”. Para el final llegan Los Tipitos, que hacen su clásico "Silencio" junto a Coti y con “Otra vez” y sus guitarras rockeras se cierra una noche fría en las calles de Buenos Aires, pero a puro calor en el Gran Rex, por cortesía de Coti y sus canciones.
 
“Historias de vida real, igual y distintas de todas las demás”, puede leerse en la pantalla ubicada en el centro del escenario durante un pasaje del concierto de Coti. Tal vez allí se encuentre una de las tantas razones que explican la empatía que existe entre este músico rosarino y su público: la capacidad de narrar situaciones y sensaciones reales, de manera poética y con un cuidado artesanal en lo que a composición musical se refiere. Su capacidad creativa -de la que se alimentan artistas de renombre como Diego Torres y Julieta Venegas, por citar algunos- quedó demostrada en la noche del Gran Rex, y sólo queda esperar de este consagrado autor más historias a las que sentir como propias.

TxT: Augusto Fiamengo 
 
TODAS LAS FOTOS